Dieta ecológica y sostenible

En este nuevo post vamos a hablar de la dieta ecológica, seguramente muchos de vosotros habéis oído hablar de ella y por eso vamos a introducirnos de lleno en este concepto no tan novedoso, en realidad. Te la vamos a explicar ampliamente para que la controles al dedillo y te animes a practicarla, ya que, no sólo mejorará enormemente tu salud, sino que estarás favoreciendo a muchos otros aspectos de tu alrededor que a lo mejor desconocías.

¿Qué es la dieta ecológica?

Se conoce también bajo varios nombres, como por ejemplo dieta bio o la reciente conocida como “dieta del planeta”, fuera de cómo se la designe, la intención de esta dieta es conseguir una alimentación libre de químicos y tóxicos, de proximidad y respetuosa con el medioambiente. El cometido de la dieta ecológica es consumir alimentos frescos y orgánicos, sobre los que no se hayan empleado ningún fertilizante, pesticida o antibióticos que no sean naturales y, asimismo, la dieta ecológica es sostenible y respetuosa con el medio ambiente, se define como una dieta variada, equilibrada y sana.

 

Ejemplo de dieta ecológica


Como ejemplo de ello, recientemente un informe de la ONU apoyado por expertos internacionales en el cambio climático ( el IPCC), apuestan por una alimentación con más composición de vegetales,  disminuyendo así el consumo de carne por su gran impacto en el medio ambiente. Además, abogan por desperdiciar menos comida y consumir productos de proximidad y ecológicos.



Cómo hacer una dieta ecológica y sostenible:


A continuación te vamos a dar unos consejos muy prácticos para que te resulte sencillo elaborar una dieta ecológica y además sostenible:


  1. Aumenta tu ingesta en frutas y verduras: se encuentran entre los alimentos más sostenibles y encima son buenísimas para la salud, así lo recomienda el informe de Consumo de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), debiendo ser 3 porciones diarias de cada uno de éstos grupos.
  2. Favorece el consumo de productos locales, y a poder ser de temporada: además de ser una opción sostenible, lo ideal es que sean también de la temporada del lugar donde vivimos.
  3. Intenta consumir más proteínas de origen vegetal, reduciendo el consumo de proteína animal: no quiere decir que se tenga que eliminar el consumo de carne, pero si es recomendable reducirlo a una o dos veces por semana, complementando el resto con proteínas de origen vegetal que además son muy beneficiosas, por su alto contenido en fibra y bajo en grasas.
  4. Siempre que puedas, elige granos integrales: los cereales que no están refinados requieren menos recursos, con lo cual menos impacto medio ambiental, pero además de esto, son muy buenos para la salud, reduciendo el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y el sobrepeso.
  5. Consume lácteos con moderación: la producción de los mismos supone un impacto ambiental importante pero a su vez son muy beneficiosos por sus múltiples beneficios, es por ello que debemos consumirlos con moderación, favoreciendo nuevamente un consumo de proximidad y sostenible, alejándonos de las macroproducciones y apoyando a nuestro mercado de proximidad.
  6. Evita los productos plastificados o con envases innecesarios: con énfasis en aquellos que además no son reciclables, por su efecto negativo en el medio ambiente. Podemos reducir el consumo de productos envasados, compra a granel, empleando bolsas de telas o por lo menos apostando por envases biodegradables o hechos a partir de materiales reciclados.
  7. No comas más de lo que necesitas, especialmente si se trata de dulces: consumiendo lo que necesitamos conseguimos reducir las demandas de los suministros, consiguiendo así minimizar las macro producciones. Ten en cuenta que además nos ayudará a mantenernos sanos y lejos del sobrepeso.

Siguiendo estos pasos no solo estarás ayudándote a ti mismo, sino que además estarás ayudando a proteger nuestro planeta.

Desde RR ibéricos, apostamos siempre por productos ibéricos respetuosos con el medioambiente y de calidad. Defendemos un consumo cárnico sostenible, criando cerdos en libertad con una alimentación natural. Al final, son este tipo de productos cárnicos los que debemos consumir de vez en cuando. Lo agradeceremos tanto en el sabor (calidad excepcional), como en nuestro cuerpo y en el planeta.

productos ibericos sostenibles


 5 ejemplos de dietas sostenibles


Dentro de esta dieta ecológica hay una amplia gama de variedades, ya que, más allá de consumir alimentos “eco”, estas variedades se adentran en diversas cuestiones ambientales:


1. Dieta flexitariana: se trata de una dieta con pocas restricciones, pero prioriza un consumo de verduras, legumbres, frutas, semillas, frutos secos y grano integral, minimizando el consumo de carne o pescado, pero sin eliminarlos por completo. También tratan de elegir aquellos alimentos que produzcan menor impacto medioambiental,  como productos de temporada, con certificado eco o de km0.

2. Dieta localtariana: como bien indica su nombre, el consumo que se produce en esta dieta es exclusivamente local o de proximidad, reduciendo el impacto ambiental que supone el transporte de dichos alimentos, por no hablar de favorecer a la economía local y de zonas rurales cercanas, contribuyendo también a la biodiversidad de la zona. A su vez, la dieta localtariana apoya al movimiento “slow food” (comida lenta), luchando contra el conocido “fast food”, favoreciendo de esta manera una alimentación que se basa en productos frescos, saludables y de calidad.

3. Dieta bajocarboniana: con ella lo que se pretende es minimizar nuestra huella de carbono, es decir, nuestras emisiones de dióxido de carbono (CO2) para reducir nuestro impacto hacia el planeta. Es por ello que los que la practican se decantan por alimentos con emisiones de carbono lo mínimas posibles.

4. Dieta plasticariana: en este caso, la intención es reducir en la medida de lo posible los plásticos de los productos. Evitan todos aquellos alimentos envueltos en plásticos defendiendo el medio ambiente, utilizando bolsas de tela y recipientes reutilizables.

dieta ecologica

Foto de Nadi Lindsay

5. Dieta reducetariana: los reducetarianos se decantan por la reducción de lácteos, carnes y huevos con el fin, nuevamente, de reducir el impacto medioambiental que conlleva consumirlos. Así como los flexitarianos priorizan el consumo de vegetales y ocasionalmente consumen carne, los reducetarianos van reduciendo éstos alimentos gradualmente de sus dietas.

Beneficios de una dieta sostenible

Podemos asegurar que la dieta ecológica es enormemente beneficiosa para la salud. Ya solamente el hecho de que los alimentos que consumimos no contengan productos químicos, mismo que las carnes no lleven hormonas, supone un gran avance para nuestra salud, como hacemos nosotros, por ejemplo.

dieta sostenible

 

Por ello, no se debe confundir nunca con una dieta para adelgazar, ya que lejos de eso, lo que se pretende con esta dieta es adquirir un hábito alimenticio bueno y saludable.

Además, como hemos estado reiterando a lo largo del post, no sólo es buena para nosotros, sino que también lo es con respecto al medio ambiente y esto es algo en lo que debemos tomar partida y consciencia. La dieta ecológica cuida al planeta y nos cuida a nosotros.


¿Sus beneficios? Son todo beneficios, los destacamos así:

  1. Consumo de alimentos naturales: buenos para ti, siendo más saludables  y respetuosos con el planeta, como hemos explicado con anterioridad.
  2. Nos aseguramos una máxima calidad de los productos que consumimos.
  3. Otro factor que notarás será el sabor, siendo en los naturales más notable, como nuestro jamón ibérico, por ejemplo.
  4. Garantizan el respeto a los animales además de respetar y cuidar al medio ambiente.

El impacto de una dieta ecológica en el planeta

Como conclusión, obtendremos un impacto más que positivo hacia nuestro planeta y nosotros mismos:


  • Producción ecológica: gracias a este tipo de consumo se aumenta enormemente la producción de productos ecológicos, más sostenibles con el medio ambiente, respetuosos con el animal y sin productos nocivos hacia nuestra salud.

  • Retornamos a la tradición, al pastoreo: con esta dieta favorecemos al empleo de una ganadería extensiva, basada en el pastoreo tradicional, como la que defendemos nosotros.

  • El consumo de alimentos locales y de temporada: realizando este tipo de consumo estamos teniendo un impacto medio ambiental enormísimo por lo sostenible que supone, evitando el transporte de los alimentos. Además, al evitar este transporte, los alimentos resultan más sabrosos y nutritivos, por ejemplo, en el caso de las frutas y verduras, al poder estar más tiempo madurando en el árbol o suelo pueden adquirir en mayor medida estas virtudes.

  • Favorece una cocina de aprovechamiento: ¿sabías que el desperdicio de comida contamina enormemente? pues sí, y con la dieta ecológica se pretende aprovechar los alimentos de los que disponemos, pretendiendo eliminar las macro producciones y a su vez de ésta manera no tirar toda la comida que incluso en ocasiones se produce para no consumirse nunca.

A fin de cuentas, la dieta ecológica pone el broche a la economía circular: tratándose de una alimentación totalmente consciente que produce que nuestro cuerpo y el planeta vivan mejor.

Apuesta por un consumo y productos sostenibles como los nuestros. Somos una empresa familiar que, como ves, se preocupa por estas cuestiones.


Related Posts

Aperitivos con vino tinto: 7 ideas gourmet FÁCILES
Una muy buena tradición que tenemos en la cultura española es la del aperitivo, un momento del día en el que disfruta...
Read More
Jamón ibérico vs paleta ibérica: 5 diferencias
Si bien es cierto que estas dos piezas proviniendo del mismo animal pueden tener muchas similitudes, tienen muchas ot...
Read More
7 Desayunos completos, sanos y equilibrados 
  Todos conocemos el famoso dicho que recibe el desayuno, “la comida más importante del día”, pues posiblemente así s...
Read More

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados