RR Ibéricos Blog

Cuchillos para cortar jamón ibérico: los 5 mejores - Productos ibéricos de bellota - RR

Cuchillos para cortar jamón ibérico: los 5 mejores

por Eva Robledo en Nov 14, 2023
Cortar un jamón ibérico es considerado un arte culinario. Si bien, la práctica como la habilidad que tengamos son importantes, todo se torna más sencillo cuando usamos los aliados correctos.  Queremos tratar nuestra delicatessen como se merece, y para eso necesitamos los cuchillos adecuados para cortar nuestro jamón ibérico, sin arriesgarnos a estropear su textura y sabor; después de todo, queremos conseguir la loncha perfecta, ¿verdad? Hoy vamos a hacer que resulte sencillo elegir tu cuchillo para cortar jamón ibérico, y así puedas disfrutar más rápido de él.  Características de los cuchillos para cortar jamón Aquí es importante que comencemos comprendiendo que a cuanto mejor sean los cuchillos que utilicemos para cortar nuestro jamón ibérico, mejores serán los resultados que obtendremos. Por eso, ten en cuenta que no será una buena idea que utilices los cuchillos habituales de tu cocina. Ya sea que los utilices de manera profesional o de modo amateur, los principales cuchillos para cortar jamón ibérico que requerirás serán los siguientes: Cuchillo jamonero: Es un cuchillo de una gran longitud y flexibilidad, siendo estas de sus características principales. Además, posee un cuerpo fino, liso, teniendo un acabo en punta. Longitud y anchura:  Como dijimos, una de las características que hace peculiar a este cuchillo es que posee una hoja larga, con la cual lograremos cubrir toda la superficie de corte. Suele tener una longitud de entre 24 y 30 cm. Recomendamos utilizar los de 24 cm para cortar las paletas, ya que son más pequeñas y usar el de 30 cm para realizar el corte del jamón.  Por otro lado, la anchura será estrecha, oscilando entre 1,5 y 2,5 cm, minimizando la fricción.  Que no te extrañe si también encuentras cuchillos para cortar jamón con la hoja alveolada, dado que actualmente se utilizan con mayor frecuencia. Siendo una variante del cuchillo de corte tradicional, poseen una serie de oquedades situadas a lo largo del cuchillo, que permiten la entrada de aire, minimizando la fricción y colaborando a que las lonchas se peguen durante el corte. Obtendremos, así, un loncheado mucho más fino. Flexibilidad:  Los cuchillos para cortar jamón o paleta ibérica deben ser flexibles, de una manera adecuada, sin serlo en exceso, como sabemos, lo ideal es el equilibrio. Esto dependerá de la dureza del jamón, teniendo en cuenta que a mayor sea la dureza del jamón, menor flexibilidad necesitaras. Mango:  Aquí lo importante es que debe ser ergonómico y que esté realizado con materiales livianos a fin de proporcionar una mayor comodidad durante su uso. Los más habituales están hechos con materiales sintéticos y madera, con terminaciones antideslizantes o rugosas. Cuchillo deshuesador o de puntilla:  Es un cuchillo corto entre unos 8 a 15 cm, de hoja fuerte y rígida, levemente curvada, qué le permite acceder a partes más angulosas y separar el jamón ibérico del hueso.  Como ya hemos mencionado en nuestro artículo sobre como empezar un jamón ibérico, su función es limpiar la parte magra del jamón para marca los huesos y propiciar un corte recto. Cuchillo carnicero o descortezador:  Este cuchillo tiene una longitud de entre 18 y 20 cm, posee una hoja más ancha y aserrada, con mayor rigidez, debido a que necesitaremos hacer bastante fuerza, sobre todo si tenemos un jamón con piel. Recuerda que lo usaremos para hacer la limpieza de la grasa. Además, precisaremos de otros complementos que nos serán de ayuda: Chaira o afilador de cuchillos:  Antes de que comiences a cortar tu jamón ibérico, es necesario que compruebes que tus cuchillos estén correctamente afilados, es aquí donde utilizaremos nuestro afilador. Se recomienda que una vez al año, según el uso que le des, afiles tus cuchillos para mantenerlos correctamente. Pinzas:  En la medida que puedas, es recomendable (no obligatorio) que las utilices cuando estés cortando tu jamón o paleta ibérica, ya que así evitaras tener las manos resbaladizas al momento de manipular los cuchillos. Los 5 mejores cuchillos para cortar jamón ibérico Ahora que estás en tema y sabes las características que no le pueden faltar a tus cuchillos, vamos a ayudarte con los 5 mejores cuchillos para cortar tu jamón ibérico. ¡Toma nota! 1-Arcos: una empresa familiar que comenzó en 1734 en un pequeño taller artesanal acuñando navajas y tijeras, dio lugar a una larga tradición en la fabricación de cuchillos de alta calidad. Su línea de cuchillos jamoneros, destaca y está muy bien valorada dentro del mercado.   El set jamonero serie universal tiene lo que precisas para iniciarte en este arte culinario. Compuesto por una chaira de 230 mm, un cuchillo deshuesador de 160 mm y un cuchillo jamonero de 160 mm, además completa su presentación con una tabla de corte de 33 cm x 23 cm. Con un diseño funcional y elegante, podrás utilizarla en entornos profesionales como domésticos. 2- 3 Claveles: aunque se han destacado por ser de los mejores fabricantes de tijeras forjadas del mundo, su línea de cuchillos jamoneros goza de una gran reputación entre los profesionales y aficionados al jamón.   El estuche jamón es un infalible, está preparado con lo imprescindible que necesitas para cortar tu apreciado jamón o paleta. Aquí tenemos, un cuchillo carnicero de hoja ancha y rígida, un cuchillo deshuesador corto y puntiagudo, un cuchillo jamonero y una chaira para mantener el filo de los cuchillos. Un estuche ideal para llevar a todos lados y estar listo en el momento indicado. 3-Zwilling: conocida internacionalmente por su calidad, tiene el don de inspirar a chefs y aficionados por igual. En su línea de cuchillos para jamón, se destaca por combinar características innovadoras, con un diseño sofisticado y la más alta calidad, conformando un sello distintivo para esta marca.   Su cuchillo jamonero de 26 cm es todo una obra de arte. Ideal tanto para los que se inician como para los que están más avanzados. Su hoja larga y levemente curvada, es endurecida al hielo con la técnica friodur para conseguir una mayor resistencia. Un cuchillo práctico y preciso, que garantiza un buen inicio en el arte de cotar jamón. 4- Jamonprive: a diferencia de las marcas que mencionamos, Jamonprive es una plataforma dedicada comercializar y producir todo lo que esté relacionado con el mundo del jamón ibérico.   Entre sus accesorios, encontramos el cuchillo jamonero de 30 cm, muy apreciado por quienes se están iniciando en el mundo del arte de cortar jamón. Trae consigo un protector anti-accidentes, válido para personas zurdas o diestras. Consigue evitar cortes y propicia loncha finas, incluso en sitios difíciles. Es el aliado perfecto para que ganes confianza y te animes cada vez más a cortar tu jamón.  5- Hocho: especialistas en cuchillos japoneses y piedras de afilar, los cuchillos para cortar jamón en Hocho son confeccionados por pequeñas empresas artesanas que transmiten la tradición, perpetuando el saber en cada cuchillo. El misticismo japonés se combina con el arte de cortar jamón, creando el cuchillo jamonero japonés de 300 mm. Fabricado en acero, consigue una hoja delgada, con la dureza óptima pero al mismo tiempo flexible. Conseguirás lonchas perfectas e inmaculadas. Es el cuchillo ideal si deseas pegar el salto e ir más allá. ¿Como elegir nuestro cuchillo para cortar jamón? Lo primero que tenemos que pensar aquí es en los criterios que desarrollamos más arriba.  Recordemos que un cuchillo jamonero debe tener una buena hoja, larga, estrecha y flexible. En cuanto a su longitud, debe situarse entre los 24 y 30 centímetros, todo dependerá del tipo de pieza que vayamos a cortar.  Luego, dependerá del uso que vayamos a hacer con él. Si eres un profesional en el corte de jamón o si lo haces de un modo amateur y como se suele decir, por amor al arte. Con estas improntas, puedes decidir cuál es la opción que mejor se adapta a ti.    Otras lecturas interesantes: Te pongo aquí otros artículos interesantes que pueden ayudarte con tu jamón: Cómo aprovechar los huesos del jamón ¿Se puede congelar el jamón ibérico? Cómo diferenciar un buen jamón ibérico   En conclusión Elegir un cuchillo para cortar jamón ibérico no es una tarea simple, ya que implica reconocer la importancia de esta destreza culinaria y la influencia de las herramientas adecuadas. Cortar jamón es un arte, y para dominarlo, necesitamos aliados confiables. La selección de cuchillos especializados, como el jamonero, deshuesador, y carnicero, junto con accesorios como la chaira y pinzas, es esencial para obtener las lonchas perfectas. Cada marca tiene sus características únicas, que influye significativamente en la experiencia de corte, pero todas comparten el mismo compromiso con la excelencia y la tradición. Considerando que ya sabes cómo elegir tu cuchillo para cortar tu anhelado jamón ibérico, solo resta que elijas el que más te guste de nuestra tienda y lo disfrutes como más te apetezca. ¡Hasta la próxima!
Cómo cortar una paleta ibérica

Cómo cortar una paleta ibérica fácilmente paso a paso

por Eva Robledo en Nov 07, 2023
Con mucha ilusión compras tu paleta ibérica, pero es en ese momento donde comienzan las dudas, acechando en nuestra mente, la gran pregunta, ¿cómo cortar una paleta ibérica? Ante todo, calma, como ya sabemos, nadie nace sabiendo. Por eso, una vez más, estamos aquí, para transmitirte confianza y motivarte a que te inicies en esta experiencia culinaria. Hoy te ayudaremos con técnicas y trucos infalibles, para que aproveches hasta el último trocito de tu anhelada paleta ibérica y disfrutes del proceso. ¡Empecemos! Anatomía de la paleta ibérica Aunque existen algunas similitudes con el jamón ibérico, tenemos que saber que tienen una morfología distinta; pero si quieres sacarte las dudas, te lo dejo nuestro artículo sobre como empezar un jamón ibérico. La paleta deriva de las extremidades delanteras del cerdo, aquí la gran diferencia con el jamón ibérico, que proviene de las patas traseras. Siendo así, la paletilla más pequeña y delgada. La paleta ibérica se compone de diferentes sectores, cada uno con características y cualidades específicas que contribuyen a su sabor y calidad, estas son: Caña: tras la pezuña, continua la caña, es ahí donde colocaremos la mano al momento de cortar la pieza. En este sector, la carne está muy curada y es difícil sacar, por lo que es necesario tener paciencia para conseguir sacar taquitos. Jarrete: también conocido como codillo. Esta zona se sitúa entre la tibia y el peroné de la paleta. Se caracteriza por tener un sabor muy intenso y de grandes matices. Al ser más fibrosa que otras partes, se suele cortar en forma de tacos o de lonchas más pequeñas. Babilla: ubicada en el sector opuesto a la maza; posee menos carne y está más curada, ya que está más cerca al hueso, lo que le aporta un intenso sabor y aroma. Maza: contrariamente a la babilla, aquí tendremos una mayor cantidad de carne, con más grasa, dotándola de una mayor jugosidad, pero sin perder aroma o sabor. Punta: es el extremo opuesto a la pezuña, su carne es más salada pero no menos sabrosa. ¿Qué necesitamos para cortar la paleta ibérica? Ahora que logramos identificar cada sector de nuestra preciada paleta, estamos un paso más cerca de tomar el control y pasar a la acción. Vamos a familiarizarnos con algunos utensilios que serán necesarios: Soporte: lo utilizaremos para colocar nuestra paleta ibérica y así, tener estabilidad al cortarla. Cuchillo paletero: su hoja es más flexible y fina, siendo más corto que el cuchillo jamonero estándar. Cuchillo descortezador o puntilla: sirve para quitar la corteza de la paleta. Tiene una hoja más ancha y resistente. Cuchillo deshuesador: no es imprescindible, aunque sí se recomienda para conseguir un mayor rendimiento de la pieza.  Pinzas o tenedor: es preferible usarlas, ya que así evitaremos que nuestras manos queden resbaladizas por la grasa de las lonchas. Y obvio, nuestra paleta ibérica. Es importante corroborar que los cuchillos se encuentren correctamente afilados, para ello te recomiendo que tengas a mano una chaira o piedra de afilar ante el caso que lo necesites. Entonces, ¿por dónde comienzo mi paleta?  Antes de responder a esta pregunta, vale aclarar que no hay una manera correcta o incorrecta de empezar nuestra paleta ibérica. Ya que esto dependerá de la rapidez con la que vayamos a consumir nuestro producto.     Si el propósito es compartir la paleta con amigos o para alguna celebración, lo aconsejable es que comiences colocando la pezuña hacia arriba, comenzando por la maza, al igual que se hace en hostelería. Como terminaras la paleta enseguida, al momento de darle la vuelta a la pieza, la babilla estará óptima para seguir cortando por allí. Por el contrario, si la idea es destinar nuestra paleta ibérica para un consumo familiar (tiempo medio de consumo de dos meses), es mejor comenzar colocando la pezuña hacia abajo, aprovechando la parte de la babilla que estará en su mejor punto.  Como explicamos más arriba, la babilla al estar más cerca del hueso está más curada, por ende, posee menos jugosidad, por eso es mejor servirla antes. En cambio, la maza seguirá óptima para cuando vayas a degustarla. 3, 2, 1, estamos listos para cortar nuestra paleta Llegado este momento, tenemos todo preparado y con el entusiasmo por las nubes.  Estamos listos para cortar nuestra paleta ibérica, ¡Manos a la obra! Lo primero que tenemos que hacer es comprobar que tenemos todos los utensilios que precisaremos para estar relajados durante el corte y no interrumpir nuestra concentración durante el proceso. Recuerda, como mencionamos anteriormente, que es imprescindible que los cuchillos estén bien afilados y, de ser posible, que utilices pinzas o un tenedor para coger cada loncha que vas cortando. Con todo listo, comenzamos. Paso a paso para cortar una paleta ibérica Nos vamos a asegurar que nuestra paleta ibérica quede bien sujeta al soporte, así ganaremos estabilidad y será más fácil realizar el corte.  El primer paso es limpiar la paleta antes de comenzar a cortar. Usamos la puntilla para retirar la corteza y grasa amarilla. Aquí es prudente que retires solo aquella que estés seguro de consumir, así tu paleta se mantendrá en el punto de curación perfecto. Eso sí, una vez cortada, la tienes que tirar. Aunque de esto se hable bastante, lo cierto es que una vez removida no cumple ninguna función como método de conservación para la paleta. Hay que tener en cuenta, que la dirección correcta de corte es hacia nosotros. ¡Mucha atención aquí!, queremos que disfrutes, sin cortarte en el intento. Una vez que divisemos la carne, es el momento de cambiar el cuchillo y utilizar el cuchillo paletero para comenzar a cortar lonchas de nuestro tesoro ibérico. Es normal que las primeras lonchas sean más pequeñas, hasta que tengamos más carne al descubierto. Lo ideal es que el grosor de las lonchas no sean ni muy finas ni muy gruesas. El secreto está en que el cuchillo tiene que insinuarse por debajo de la loncha, procurando no titubear con el cuchillo, evitando el zigzagueo. Cuando lamentablemente notes que va quedando menos de tu paleta ibérica, es el momento ideal para que utilices el cuchillo de deshuesado, ya que facilita cortar la carne de alrededor del hueso. Al acabar, ¡no tires el hueso de tu paleta!, aquí te explicamos como puedes aprovechar los huesos de tu paleta ibérica.  ¡Bravo!, llegó el momento más esperado, es hora de emplatar y disfrutar nuestra delicia.  Por cierto, te dejamos ideas de recetas fáciles para que prepares con tu manjar. ¿Y si me sobran lonchas de paleta ibérica? ¡Que no cunda el pánico!, bien sabemos, que el entusiasmo puede hacernos cometer el error de cortar de más, por eso te dejamos algunos artículos que van a ayudarte a conservar tu producto, toma nota: Cómo conservar embutidos Ibéricos Congelar jamón ibérico En resumen  Desde RR Ibéricos, te alentamos a que te animes a la experiencia de cortar tu propia paleta ibérica, pero también recuerda que tenemos a tu disposición los mejores ibéricos loncheados, cortados a mano y envasados al vacío para que lleguen a tu casa como recién cortados. Encuentra aquí todos nuestros productos. Cortar nuestra paleta ibérica en casa ya no es una utopía. Como hemos visto, todo lo que necesitamos es conocer la anatomía de nuestro producto para saber dónde empezar a cortar, tener los utensilios correctos y seguir los pasos que fuimos explicando. A medida que practiques, ganarás confianza y seguridad. ¡A por ello!
7 Recetas de Entrantes Gourmet fáciles y sanas - Productos ibéricos de bellota - RR

7 Recetas de Entrantes Gourmet fáciles y sanas

por Eva Robledo en Nov 01, 2023
Estamos en la recta final del año, época donde comenzamos a planear despedidas con colegas, reuniones familiares, celebraciones para despedir el año, etc. Y como buenos anfitriones, queremos sorprender y lucirnos frente a nuestros invitados. Vamos a preparar recetas de entrantes gourmet simples pero no menos creativas. La idea es que te animes a incorporar nuevas texturas y mezclar sabores. Al final, cocinar es un arte, lo que importa es jugar y divertirnos en la cocina. Por esta razón, hoy te propones 7 de estos entrantes gourmet para ampliar tu repertorio y que así logres tu objetivo: agasajar a tus comensales. ¡Manos a la acción! 7 Entrantes gourmet 1- Salmorejo con virutas de jamón ibérico Un entrante gourmet versátil que se adapta a la ocasión, además nos lleva de viaje por la herencia culinaria andaluza, evocando a la nobleza de los ingredientes de la región.  Ingredientes: tomates maduros, pan duro (preferiblemente rústico), ajo, aceite de oliva, vinagre de Jerez, sal y jamón ibérico en virutas para decorar. Preparación: lavamos y cortamos los tomates en trozos grandes, retirando el tallo y las semillas. Mientras, dejamos en remojo en agua el pan, una vez que absorba el líquido, lo exprimimos para eliminar el exceso. En una licuadora o procesadora (según cuál tengan), trituramos los tomates, el pan, el ajo y el vinagre de Jerez hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Lentamente, agregamos el aceite de oliva y seguimos mezclando hasta lograr una consistencia cremosa, llegado este punto, nos detenemos y llevamos el salmorejo al refrigerador durante al menos una hora. Para innovar, vamos a presentar el salmorejo en copas individuales, añadiendo virutas de jamón ibérico y hojas de albahaca fresca para así realzar los sabores. 2- Rollitos de berenjena con queso de cabra y nueces Esta preparación nos invita a jugar con todos los sentidos. Vamos a combinar lo elegante con lo rústico, lo suave con lo crujiente. La berenjena se convierte en la estrella de este festín de sabores. ¡Vamos! Ingredientes: berenjenas cortadas en rodajas finas, queso de cabra suave, nueces picadas, salsa de tomate (si es posible, opta por hacer una casera).  Preparación: lo primero que haremos es dejar precalentando el horno a 180 °C. Mientras, en una bandeja para hornear, colocamos las rodajas de berenjenas rociándolas con un poco de aceite de oliva. Asamos las berenjenas en el horno durante 10 minutos o hasta que estén tiernas. Conseguido este paso, colocamos una capa de queso de cabra sobre cada rodaja, y espolvoreamos las nueces picadas sobre el queso. Calentamos la salsa de tomate mientras enrollamos cada rodaja de berenjena, con asegurándolas palillos.  Lo servimos en platos pequeños, vertiendo la salsa de tomate por encima y ¡voilà! 3- Espárragos envueltos en jamón ibérico con salsa holandesa de azafrán Como dijimos al principio, la idea en la cocina es jugar con los sabores. Simple y sencillo, pero que asegura un romance en el plato. Sin más, ¡comencemos! Ingredientes: espárragos frescos, nuestro jamón ibérico de bellota, huevos (para hacer la salsa holandesa), mantequilla y azafrán para darle color y sabor. Preparación: precalentamos el horno a  180 °C y horneamos los espárragos hasta que estén tiernos (entre 8 y 10 min). Dejamos que se enfríen, para envolver cada espárrago con una loncha de nuestro delicioso jamón ibérico, ¡no vale robar una feta!  Para la salsa holandesa, derretimos la mantequilla en una cacerola a fuego lento mientras batimos las yemas de huevo. Comenzamos a incorporar la mantequilla gradualmente mientras batimos. Hacemos una pausa para agregar el azafrán y volvemos a mezclar, así damos color y sabor a nuestra salsa. Con todo listo, servimos en porciones individuales de dos unidades, vertiendo la salsa caliente por encima. Un entrante gourmet súper fácil que dejará a tus invitados con la boca abierta. 4- Ensalada de salmón ahumado Para los que adoramos el salmón, esta este es un entrante frío goumet que te encantará. Una ensalada atípica para  sorprender y cautivar a nuestros invitados. ¡Ojo!, no te descuides, que seguro cuando la sirvas en nada desaparece. Ingredientes: salmón ahumado en lonchas, calabacín, cebollinos, olivas verdes, menta, perejil, ralladura de limón, zumo de una naranja y zumo de un limón, aceite de oliva y sal.     Preparación: cortamos el calabacín en finas lonchas y lo asamos por ambos lados; también cortamos los cebollinos, y los llevamos a la sartén, pero solo para asarlos levemente. Cortamos las olivas y el cebollino, para agregarlos a un bol o fuente, junto con el calabacín, las lonchas de salmón ahumado, también sumamos, el perejil picado, la ralladura de limón y las hojas de menta. Dejamos esto por un momento, para concentrarnos en la emulsión que obtendremos mezclando el zumo de naranja, limón y aceite de oliva. Añadimos esto al bol, junto a la sal y pimienta a gusto. Con todo mezclado, lo dejamos reposar 15cminutos en el refrigerador para luego llevarlo directo a la mesa.  Como un adicional para acompañar, puedes colocar rebanadas de pan con queso fresco untado. 5- Carpaccio de remolacha con lomo ibérico y rúcula Vamos con otro entrante frío que, aunque no sea primavera, llenará nuestros platos de color. Con esta versión de carpaccio y nuestro exquisito lomo ibérico de bellota, prepárate para los elogios que recibirás. ¡A por ello! Ingredientes: remolachas cortadas en rodajas finas, lonchas de lomo ibérico, rúcula fresca, reducción de vinagre balsámico y virutas de queso parmesano. Preparación: en un plato grande, colocamos las rodajas de remolacha, las cubrimos con las lonchas de lomo ibérico, a esto le añadimos las hojas de rúcula, para que nuestro lomo quede cubierto de ellas. Luego, agregamos la reducción de vinagre balsámico y esparcimos las virutas de queso parmesano. Ahora sí, ¡todo listo para disfrutar! 6- Croquetas de champiñones y espinacas con salsa de yogur y eneldo Un clásico atemporal que nunca pasa de moda. Son tan flexibles que podemos jugar a combinar diferentes ingredientes, y de seguro quedarán deliciosas. ¿Estás para divertirte haciéndolas? ¡Allá vamos! Ingredientes: champiñones cortados, espinacas frescas, cebollas, ajo, queso y pan rallado, huevos, harina, un pote de yogur natural, eneldo, sal y pimienta. Preparación: cortamos en pequeños trocitos la cebolla junto con el ajo y salteamos a fuego medio. Una vez que la cebolla esta dorada, agregamos los champiñones junto a las espinacas, condimentamos con sal y pimienta y mezclamos para integrar todo. Cuando esté listo, retiramos del fuego y dejamos enfriar.  Mezclamos la preparación con el queso rallado, un huevo batido y la cantidad suficiente de pan rallado para formar una masa moldeable. Formamos las croquetas y las pasamos por harina, huevo y pan rallado antes de freírlas. Una vez que estén doradas y crujientes, es momento de retirar del fuego. Aquí, recomiendo que las dejes escurrir o utilices papel absorbente. Para hacer nuestra salsa, mezclamos el yogur y eneldo picado.    7- Pinchos de vieiras con salsa de cítricos y morcón ibérico En esta preparación, nos atrevemos a ir más allá, fusionando el sabor del mar y la tierra. El resultado: unos pinchos llenos de sabor, que prometen sorprender tu paladar. Ingredientes: vieiras frescas, zumo de cítricos (limón, naranja, lima), morcón ibérico de bellota en trocitos, aceite de oliva, palillos y unas hojas de cilantro que usaremos para decorar.  Preparación: salteamos ligeramente las vieiras en una sartén. Mezclamos los zumos con el aceite de oliva, hasta obtener una salsa de cítricos. Pinchamos las vieiras en los palillos, agregando por último nuestro exquisito el morcón ibérico. Para finalizar, vertimos la salsa cítrica y hojas de cilantro fresco, ¡Bon appetit! Recuerda, siempre que puedas, escoge alimentos que sean sostenibles y amigables con el medio ambiente. Desde RR ibéricos, creemos en que cada acción, por pequeña que parezca, nos acerca más al cambio que necesitamos. Deseamos que disfrutes y te diviertas preparando nuestras recetas, no te olvides de compartir con nosotros cuál de todas te animaste a preparar 🤤.  ¡Hasta la próxima! Conoce nuestros productos ibéricos
Como empezar un jamón ibérico - Productos ibéricos de bellota - RR

Como empezar un jamón ibérico

por Eva Robledo en Oct 24, 2023
Con un aroma tentador y su sabor exquisito, el jamón ibérico, con su seductora textura, nos sumerge en un viaje sensorial al degustarlo.  Es normal que sientas algunas dudas, incluso miedo, al momento de preguntarte:¿Cómo empezar un jamón ibérico?, pero es lógico, no nacemos sabiendo.  Hoy, desde RR ibéricos, te propongo adentrarnos al ritual que simboliza comenzar un jamón ibérico. La idea es simple: ayudarte a ganar confianza para el momento de empezar el tuyo y, sobre todo, disfrutar haciéndolo.  ¡Comencemos! La anatomía del jamón ibérico Antes de empezar a adentrarnos en cómo comenzar una pata de jamón ibérico, creemos que es importante que sepas identificar cada zona que lo compone. Vale aclarar, que, no hay una forma correcta para abrir nuestro jamón, pero hay que entender que cada una de las partes influye en cómo lo abrimos según el uso que le demos.   Nuestra pata tiene tres zonas principales: la babilla, la maza y la contramaza. La babilla: está encajada entre el fémur y la cadera, en la parte opuesta de la maza; es menos jugosa que la maza, pues está rodeada de menor cantidad de grasa exterior porque está más próxima al hueso, lo que la hace que sea una carne más curada, con menos grasa y de un tono más oscuro. La maza: es la parte más ancha de nuestra pata, posee más carne, y su sabor es tierno e intenso. Las lonchas que se obtienen de esta zona son más jugosas y su tonalidad más encendida. La contramaza: situada debajo de la maza, su gusto es bastante similar.       Nuestros aliados Ahora que podemos identificar cada parte de nuestro jamón, vamos el momento de la acción. Pero antes necesitaremos algunos utensilios que nos ayudarán: Jamonero Cuchillo jamonero (corte largo y delgado) Cuchillo de deshuesar o puntilla Afilador o chaira Pinza o tenedor Pero, ¿por dónde empezar un jamón ibérico? Suele ser la duda que aparece en nuestra mente cuando acabamos de comprar nuestro jamón ibérico. La respuesta dependerá de la rapidez con la que vayamos a consumir nuestro producto. Teniendo en cuenta esto, hay dos zonas de corte diferenciadas para inaugurar nuestro manjar.     Si vamos a destinar nuestra pieza para un consumo familiar (tiempo medio de consumo de 1 mes y medio), sugerimos iniciar el corte del jamón ibérico desde la parte de la babilla. Como ya hemos explicado, esta sección está más curada y posee menos jugosidad, dotándola de aromas más delicados. Para ello, colocaremos nuestro jamón en el jamonero con la pezuña hacia abajo, de modo que la zona de la babilla quede en la posición superior, lista para comenzar a cortar. Ahora bien, cuando el propósito de compartir nuestro jamón ibérico es para una celebración, en eventos o como consumo hostelero (tiempo de consumo inferior a 3 días), lo asertivo es comenzar a cortar por la zona de la maza. Estas lonchas serán más jugosas, teniendo en cuenta que vamos a terminar rápido y cuando tengamos que darle la vuelta a la pieza, la babilla seguirá en su punto óptimo. Recuerda que, cuanto más cerca está la carne del hueso, antes se cura; por ende, la babilla estará más curada que la maza.   ¡Luces, cámara, jamón! Con todo preparado y las ganas de comenzar a disfrutar nuestro jamón ibérico, estamos listos para iniciar el ritual.  A punto de pasar a la acción, debemos comprobar que tenemos todo correctamente listo para empezar. Lo primero e importantísimo detalle, es comprobar que tenemos nuestro cuchillo jamonero afilado. En este punto hago un inciso, ya que no es necesario que tengas otro para quitar la corteza, aunque te recomiendo que dispongas de uno de hoja ancha que también este correctamente afilado. Empezando el jamón paso a paso Antes que nada, vamos a prestar atención al comprobar si nuestra pata de jamón ibérico está bien sujeta al jamonero para que no se mueva mientras comenzamos a cortar. Comenzamos limpiando, retirando la corteza, ¡Ojo!, porque aquí hay muchas opiniones sobre si es útil para conservar el jamón posteriormente, lo cierto es que como explicamos en otros post, (como conservar embutidos ibéricos), una vez quitada, no sirve y no cumple ninguna función positiva para el jamón. Vamos retirando la corteza y grasa amarilla del jamón, hasta que tengamos a la vista la carne. Desde RR Ibéricos, te aconsejamos que solo retires la parte que tienes prevista consumir, de esta manera evitaremos que se reseque la pieza, manteniendo la carne tierna por más tiempo. Una vez divisada la carne, ¡Eureka!, cambiamos el cuchillo para comenzar a utilizar el cuchillo jamonero. Tenemos que ir laminando poquito a poco y siempre en horizontal por la zona que está más cercana a la pezuña y terminando en la que está más próxima a ti. Lo ideal, para acercarnos a un corte perfecto, es mantener el cuchillo plano, realizando cortes de lonchas lo más finas posibles.     Ten en cuenta que la mano en la que utilices el cuchillo, debes situarla siempre detrás del mismo para evitar cortarte. Queremos disfrutar de nuestro jamón sin que nadie salga herido, ¿verdad? No te desesperes si no puedes cortar más lonchas de jamón, ten en cuenta que puedes hacer taquitos de jamón ibéricos, que además sirven para innumerables platos y como toda receta que lleve la palabra “ibérico”, quedará estupendo.  Por cierto, aquí te dejamos algunos entrantes con jamón ibérico que puedes preparar. ¡Enhorabuena! Llegó el mejor momento más esperado, es hora de emplatar y disfrutar nuestro manjar.  ¿Y si tardamos más de lo pensado en terminarlo? No hay de que preocuparse, como siempre, estamos aquí para ayudarte. Sabemos que estas dudas pueden surgirte, por eso te dejamos algunos artículos que podrán ser de ayuda: Como conservar un jamón en casa Congelar jamón ibérico    En resumen Aunque al principio puede parecer abrumador, como hemos visto, comenzar nuestro jamón ibérico tan solo implica conocer la anatomía de esta delicia culinaria, utilizar los aliados correctos y seguir cuidadosamente los pasos que fuimos explicando. Recuerda que la práctica hace al maestro.  Desde RR Ibéricos, esperamos haberte brindado la confianza y la información necesaria para que te sientas preparado y entusiasmado para empezar tu jamón ibérico. Ahora que estás libre de dudas y con los conocimientos correctos, desbloquearás un mundo de sabores y texturas que te llevarán a una experiencia culinaria inigualable.   Conoce nuestros productos ibéricos
Congelar jamón Ibérico

Congelar jamón ibérico ¿Se puede congelar el jamón ibérico?

por Eva Robledo en Oct 17, 2023
Pocas delicias pueden compararse con la exquisitez del jamón ibérico, un manjar que hace agua la boca, provocando delirio en cada bocado. Dispuestos a disfrutarlo, nos damos cuenta de que, por suerte, tenemos jamón para rato. Es aquí el origen de la cuestión, ¿qué haremos con el resto?Hoy os traemos una incógnita que genera muchas dudas, ¿se puede congelar el jamón ibérico? Vamos a desvelar juntos este misterio y ayudarte a que puedas conservar de la mejor manera nuestro riquísimo jamón ibérico.¡Desvelemos el misterio!   Opta por envases al vacío Sabemos cuanto anhelas preservar la calidad y el sabor auténtico de tu jamón ibérico. Por eso, desde RR Ibéricos, te aconsejamos que escojas siempre, de ser posible, los productos que están envasados al vacío. Es la manera más correcta de preservar el sabor y calidad de este producto. Te asegurarás de no exponer tu valioso jamón ibérico a posibles deterioros.   ¿Por qué elegir comprar jamón Ibérico envasado al vacío? Simple: Porque ofrece varias ventajas claves, como una mayor vida útil, preservación del sabor y textura, evitando pérdida de aromas, facilitando el almacenamiento y reduciendo el riesgo de contaminación. Lo que hace que sea una elección conveniente y segura para cuidar de nuestro jamón ibérico, asegurándonos de disfrutar su calidad durante más tiempo.    Y la pregunta del millón, ¿se puede congelar el jamón ibérico? Como aclaramos en el párrafo anterior, desde RR Ibéricos no es algo que recomendamos hacer, pero hay que admitir que poder, se puede congelar el jamón ibérico, aunque ya sabemos que no es lo más óptimo.   Aquí es importante entender que al momento de someter nuestro tesoro ibérico al frío del congelador, algunos cambios en su textura y sabor serán inevitables. No es la manera que más nos gusta de conservar un jamón ibérico.Pero tranquilidad, existen algunas formas de que puedas congelar tu jamón ibérico de una manera adecuada y así, minimizar los efectos negativos para disfrutar de la mejor calidad posible después de la descongelación. ¿Como congelar el jamón ibérico? Primero, es esencial que tengamos cortado el jamón en porciones pequeñas para, de esta manera, facilitar su posterior descongelación. ¡Ojo! No es recomendable que lo cortes en lonchas muy finas, ya que estas pueden perder fácilmente su textura durante el proceso de congelación y descongelación. Luego, envolveremos cada porción en papel film, prestando mucha atención, para asegurarnos que quede bien sellado.   Antes de llevar nuestro jamón ibérico a congelar, vamos a colocar las porciones envueltas en una bolsa de congelador hermética y a eliminar la mayor cantidad posible de aire antes de sellarla. Esto ayudará a evitar la pérdida de humedad y la contaminación de olores de otros alimentos.Como consejo práctico, es útil que etiquetes las bolsas con la fecha, ya que tiene que consumirse en un periodo comprendido entre uno y tres meses, pues si pasa más tiempo puede perder algunas de sus propiedades y no queremos que eso suceda, ¿verdad?Con los pasos previos realizados, llevaremos nuestro jamón ibérico a congelar a una temperatura igual o inferior a 18 grados bajo cero, siempre y cuando esté en perfecto estado de curación. Lo que implica que, si ya han pasado varias semanas desde que se abrió la pieza, será preferible optar por no congelar este producto. Entonces, ¿cómo descongelo mi jamón Ibérico? Vamos a descongelar nuestro jamón ibérico lentamente. Esto implica sacarlos del congelador y pasarlo al refrigerador durante al menos 24 horas antes de su consumo. Evitemos descongelar el jamón a temperatura ambiente, porque al hacerlo afectaremos su textura y sabor. Una vez descongelado ya no hay vuelta atrás, lo que significa que no puedes volver a congelarlo y es conveniente consumirlo en un plazo razonable para mantener toda su frescura, aunque entendemos que teniéndolo a la vista eso no será un problema. Y por si te has quedado con alguna duda, aquí te dejo algunos consejos extra sobre la conservación del jamón ibérico. En conclusión Cuando nos enfrentamos a la pregunta de si se puede congelar el jamón ibérico, ahora sabemos que la respuesta es sí, aunque no es la mejor opción. Como aclaramos más arriba, desde RR Ibéricos te aconsejamos que lo ideal es que adquieras el producto envasado al vacío con el fin de preservar toda la calidad y el sabor auténtico, y así disfrutarlo como el primer día. Recuerda que, nuestro delicioso jamón ibérico está realizado de manera artesanal, con lo cual es fundamental que lo conserves de manera adecuada y respetes sus indicaciones de conservación.Sin embargo, si esta opción no está a tu alcance, siguiendo las pautas que te hemos dejado, estamos seguros de que lo conseguirás. Asegúrate de descongelarlo con paciencia y amor en el refrigerador para que no pierda su frescura y sabor.Esperamos que nuestra ayuda te haya resultado útil y que puedas disipar cualquier temor que tuvieras sobre la conservación de nuestro apreciado jamón.¡Hasta la próxima!
Recetas otoñales faciles y saludables

7 Recetas otoñales fáciles y saludables

por Eva Robledo en Oct 10, 2023
1
Poco a poco, el paisaje de nuestro entorno comienza a teñirse de nuevos colores, las hojas de los árboles se caen, enviándonos el mensaje de que el OTOÑO ha llegado. En la temporada de la transformación, nuestra curiosidad se agudiza. Dicho esto, quiero darle la bienvenida que se merece y alentarte a que redescubras los sabores que trae consigo. Por ello, en este post te voy a dar 7 recetas otoñales para que incorpores a tu rutina y te deleites. La idea es simple: que disfrutes y puedas compartirlas con amigos, al acabar tu día, o como prefieras. Lo que importa es que te diviertas al hacerlas. ¡Comencemos!   7 Deliciosas recetas otoñales   1- Crema de calabaza y Jamón Ibérico: No podemos iniciar el otoño sin utilizar su producto estrella. Por eso, te propongo que preparemos esta crema de calabaza. Vamos a mezclar la suavidad de la calabaza y la intensidad de nuestro jamón Ibérico. ¿Listo para disfrutar hasta la última cucharada?   Ingredientes: ajo, calabaza, cebolla, caldo de verduras, jamón ibérico y nata. Preparación: salteamos la cebolla y el ajo en una sartén con un poco de aceite de oliva. Mientras, en una olla vamos preparando nuestro caldo de verduras (si tienes poco tiempo, los calditos del súper quedan genial). Agregamos a la olla la calabaza junto a los otros ingredientes, y dejamos que se cocine hasta que la calabaza esté tierna. Retiramos del fuego para triturar la sopa, agregamos la nata y sazonamos a gusto. Por último, servimos y decoramos con nuestro Jamón Ibérico de bellota. Recuerda, en la simplicidad y la calidad de los ingredientes está el truco. Cuanto más naturales, mejor. 2- Calabacín a la plancha con burrata:  Ingredientes nobles que harán que te luzcas, un plato fácil pero lleno de sabor. Vamos a preparar esta receta otoñal y sorprender a nuestros comensales.   Ingredientes: calabacines, burrata, limón, albahaca, pimienta negra y sal Maldon. Preparación: cortamos el calabacín en lonchas gruesas. Podemos optar por cocinarlo en la plancha o la parrilla; esperamos hasta que esté hecho de ambos lados y retiramos del fuego. Colocamos los calabacines en capas, por encima agregamos la burrata, rociamos con aceite de oliva, ralladura de limón y un poco de su zumo. Finalmente, añadimos hojas de albahaca y sal al gusto. ¡Bon appétit! 3- Tortilla española con chorizo Ibérico: Este es mi plato favorito para disfrutar con los míos. Un plato que en todas las temporadas siempre apetece compartir. ¡Vamos a por ello!     Ingredientes: huevos (siempre que puedas, elige de gallinas criadas al aire libre), patatas cortadas en cubos, chorizo ibérico cortado fino, cebolla picada, aceite de oliva, cilantro, sal y pimienta al gusto. Preparación: lo primero que haremos es freír las patatas, más tarde añadimos las cebollas hasta que estén doradas. Mientras se cocinan, batimos los huevos junto al chorizo, que lo añadimos crudo para aprovechar su calidad. Retiramos las patatas del fuego para incorporarlas junto a los huevos, aquí aprovechamos para añadir sal o incluso pimienta. Volcamos en la sartén y regresamos al fuego. La cocción dependerá del punto en el que te guste, yo prefiero que esté dorada y jugosa, pero como ya sabemos, cada maestrillo tiene su librillo. Te dijo aquí otra alternativa para hacer tu tortilla de patatas 🙃 4- Ensalada otoñal de lentejas y peras: Un tributo a la abundancia de la temporada, que te hará apreciar la versatilidad de ingredientes que conoces desde siempre. Ingredientes: lentejas cocidas (si no tienes tiempo, también puedes usar las que vienen ya cocidas), peras maduras cortadas en cubos, cebolla roja picada, nueces troceadas, espinacas frescas, aceite, sal y, si te gusta, vinagre balsámico. Preparación: elige el bowl que más te guste para ensamblar tu ensalada. Combina las lentejas junto a las peras y la cebolla ya cortadas. Luego, agrega las nueces y las espinacas. Prepara un aderezo con aceite de oliva, vinagre balsámico, sal y pimienta. Mezcla todo y ¡listo! Puedes acompañarlo con pan de cristal que le quedará muy bien. 5- Tosta de higo y lomo o jamón Ibérico: Simple, sencillo y delicioso. Celebremos el otoño combinando la dulzura de los higos frescos y la suavidad de nuestro lomo ibérico de bellota en una tosta que captura la esencia de la temporada en cada bocado.   Ingredientes: rebanadas de pan (puedes elegir el pan de Payés o el que más te guste), higos maduros, queso manchego, miel y nuestro lomo Ibérico. Preparación: tostamos las rebanadas de pan, agregándoles un poco de aceite de oliva. Luego, retiramos para emplatar, colocando el queso manchego, nuestro exquisito lomo ibérico y, por último, los higos. Como detalle final, rociamos un poco de miel por encima, ¡y a disfrutar!   6- Ensalada de naranjas y bacalao: Una preparación que vibra frescura, pero que esconde una explosión de sabores. Aventurémonos en esta combinación e innovemos nuestros aperitivos de otoño. Ingredientes: naranjas, bacalao desalado, cebolla roja, aceitunas negras, aceite de oliva, vinagre de Jerez (o vinagre de vino tinto), sal y pimienta. Preparación: comienza cortando las naranjas en rodajas finas, al igual que la cebolla roja. Corta el bacalao en cubos después de desalarlo (no olvidéis este paso). Luego, en un tazón grande, coloca las rodajas de naranjas, el bacalao desmenuzado, las rodajas de cebolla y las aceitunas negras. Prepara un pequeño aliño con aceite de oliva, vinagre de Jerez, sal y pimienta. Vierte el aliño sobre la ensalada y deja reposar durante unos minutos para que los sabores se mezclen. Ahora sí, ¡listo para servir! 7- Bocados crujientes de setas y jamón Ibérico: Sabemos que el otoño nos brinda una abundancia de sabores y aromas especiales. En esta receta vamos a combinar la exquisitez del jamón ibérico con la profundidad de las setas para crear unos bocados crujientes como las hojas que se desprenden de los árboles. ¡Empecemos! Ingredientes: una lámina de hojaldre (preparada), jamón ibérico en tiras finas, setas variadas, limpias y en láminas, huevos, aceite de oliva, sal y pimienta a gusto. Preparación: precalienta el horno a 200 °C. Extiende la lámina de hojaldre y córtala en cuadrados del tamaño deseado. Colócalos en una bandeja de horno (puedes usar papel de horno para evitar que se peguen). Sobre cada cuadrado, coloca las tiras de jamón Ibérico. Saltea las setas en aceite de oliva y sazona con sal y pimienta hasta que estén tiernas y doradas. Agrega una cucharada de las setas salteadas a cada cuadrado. Dóblalos por la mitad para formar triángulos o rectángulos, asegurando que los ingredientes queden sellados en el interior. Con un pincel, cepilla la parte superior con huevo batido para darles un brillo dorado. Hornea durante unos 15-20 minutos, o hasta que estén dorados y crujientes. Luego sírvelos calentitos y a disfrutar. Desde RR Ibéricos, te alentamos a escoger productos de calidad que sean sostenibles y amigables con el medio ambiente, como nuestros productos Ibéricos, que se producen en un entorno de respeto y cuidado. Creemos que en cada acción, por pequeña que parezca, nos acerca más al cambio que necesitamos. Esperamos que estas 7 recetas otoñales te inspiren a experimentar con nuevos sabores y que te diviertas al prepararlas. ¡Que esta nueva temporada te siga brindando momentos de alegría y sabores deliciosos! Hasta la próxima.    Nuestros productos ibéricos
Jamón Ibérico vs. Jamón Serrano: 11 Diferencias Clave - Productos ibéricos de bellota - RR

Jamón Ibérico vs. Jamón Serrano: 11 Diferencias Clave

por Eva Robledo en Sep 26, 2023
En el ecosistema de los productos ibéricos, hay dos nombres que destacan con luz propia: el jamón ibérico y el jamón serrano. Ambos manjares tienen sus propias características, sabores y tradiciones. En RR Ibéricos,  exploramos las diferencias clave entre el jamón ibérico y el jamón serrano. Te darás cuenta de que, ni su procedencia ni su elaboración es la misma y, además, hay uno de una calidad bastante superior al otro. ¿Adivinas cuál? ¡Vamos a verlo! Jamón Ibérico vs. Jamón Serrano: 11 Diferencias Clave 1. Raza del Cerdo: El primer punto de divergencia es la raza del cerdo. El jamón serrano proviene de cerdos blancos, mientras que el jamón ibérico se obtiene de cerdos de raza ibérica, una joya autóctona de nuestra tierra. En cambio, el cerdo blanco, es común en diversos países.   2. Origen: El jamón ibérico es un auténtico embajador de España y Portugal, ya que solo aquí se encuentran las condiciones climatológicas ideales para su producción. Los cerdos ibéricos solo se crían en la península ibérica. De hecho, si quieres informarte más acerca de esto, aquí de dejo un artículo sobre el origen del jamón ibérico. 3. Alimentación: Mientras que los cerdos serranos se alimentan de piensos y cereales, los ibéricos disfrutan de una dieta rica en ácidos oleicos y la deliciosa montanera, donde recorren extensas áreas en busca de las mejores bellotas. Este festín natural se traduce en sabores únicos. Aquí te dejo más información sobre la alimentación del cerdo ibérico. 4. Tipos de Jamón Ibérico: En el mundo del jamón ibérico, existen diferentes categorías según la pureza de la raza. Desde el 100% ibérico puro hasta el 50% ibérico. Cuanto más puro, mejor. El jamón serrano generalmente se produce a partir de cerdos de raza blanca, que son cerdos de la raza Large White, Duroc, o Landrace, entre otras. Estos cerdos no son de raza ibérica. Por lo tanto, el jamón serrano no tiene una pureza de raza ibérica, ya que proviene de cerdos de raza blanca. 5. Proceso de elaboración: Aquí es donde la magia comienza a suceder. La elaboración del jamón ibérico es un arte que implica diversas fases, desde el despiece hasta la maduración y el envejecimiento. Todo ello, de manera artesanal y en secaderos naturales.   6. Tiempo de curación: Mientras que un jamón serrano requiere nueve meses en curación para ser considerado Bodega, un jamón ibérico debe pasar al menos 36 meses en esta fase, alcanzando la excelencia en su sabor y textura. Esto te nos da bastantes pistas sobre por qué el precio del jamón ibérico es bastante superior al del jamón serrano.   7. Infiltración de grasa: Los cerdos ibéricos tienen una peculiaridad única: infiltran la grasa en el músculo, lo que hace que su carne sea extraordinariamente sabrosa. Esta característica es exclusiva de los ibéricos. 8. Color de la Pezuña: El cerdo ibérico luce una pezuña negra, mientras que el jamón serrano muestra pezuñas del mismo color que el resto de la pata. 9. Etiquetados: Para evitar fraudes, la normativa de etiquetado de 2014 establece precintos de colores que identifican diferentes tipos de jamón ibérico. El negro corresponde al ibérico puro de bellota, el rojo a los jamones de bellota ibéricos, el verde a los de cebo de campo ibérico y el blanco a los de cebo ibérico. Aquí te dejo más info sobre las etiquetas del jamón ibérico.   10. Sabor: La infiltración de grasa en el músculo, junto con la alimentación a base de bellotas y hierbas aromáticas, da como resultado una carne jugosa, de sabor intenso y aroma inigualable en el jamón ibérico. En contraste, los jamones serranos tienen un sabor más suave y ligero.   11. Salud: Aquí entra la gran pregunta: ¿qué es más sano, el jamón serrano o el ibérico? Lo analizaremos a fondo en el siguiente apartado. Cuál es el mejor Jamón Ibérico El mejor jamón ibérico es el de bellota, es considerado el mejor porque los cerdos se alimentan de bellotas y hierbas naturales, tienen la capacidad de infiltrar grasa en la carne, se curan durante mucho tiempo, y son de raza ibérica pura o casi pura, lo que le da un sabor único y jugoso. En RR Ibéricos, nos enorgullece presentarte el auténtico jamón ibérico de bellota, un diamante de la gastronomía que lleva el sabor de la sierra del norte de Sevilla a tu mesa. Nuestros cerdos ibéricos se crían al aire libre, disfrutando de la libertad y de una alimentación natural en la montanera, donde las bellotas son el manjar que define su dieta. Nuestro proceso de elaboración es una auténtica obra de arte. Desde el despiece hasta la maduración, cada paso se realiza con cuidado y dedicación en secaderos naturales. El resultado es un jamón ibérico de bellota de la más alta calidad, con un sabor excepcional y una textura que se deshace en tu boca. ¿Qué es más Sano, Jamón Serrano o Ibérico? Ahora, la pregunta del millón: ¿cuál de estos manjares es más saludable? Ambos tipos de jamón son una fuente de proteínas de alta calidad, pero el jamón ibérico tiene un contenido de grasa ligeramente mayor debido a la infiltración de grasa en el músculo. Sin embargo, esta grasa es principalmente ácido oleico, similar al contenido de aceite de oliva, lo que lo convierte en una opción más saludable.Además, el jamón ibérico es rico en antioxidantes y ácidos grasos monoinsaturados que pueden ser beneficiosos para la salud cardiovascular ConclusiónA través de las diferencias entre el jamón serrano y el jamón ibérico, hemos repasado los matices que hacen que estos productos gastronómicos sean únicos. Desde la raza del cerdo hasta el proceso de elaboración y el sabor, cada detalle marca la diferencia.En RR Ibéricos, te ofrecemos el auténtico jamón ibérico de bellota, criado en libertad en la sierra del norte de Sevilla y elaborado con pasión y dedicación. Así que, ¿cuál es el mejor jamón? Esa elección depende de tus preferencias personales, pero una cosa es segura: tanto el jamón serrano como el ibérico tienen un lugar especial en nuestra alimentación. Conoce nuestros productos ibéricos
Comidas para Excursiones sanas y Fáciles para tus niños - Productos ibéricos de bellota - RR

Comidas para Excursiones sanas y Fáciles para tus niños

por Eva Robledo en Sep 20, 2023
¿Tus niños se van de excursión y no sabes qué hacerles? ¿Qué llevarán los otros niños? Como madre o padre, también es muy común que te preguntes si será suficiente para su excursión o si les gustará. Hoy te presento unas cuantas ideas de comidas para excursiones y sin nevera. Todas ellas son bastante rápidas y sencillas. Además, estas ideas son saludables y proporcionan beneficios nutricionales para los más pequeños de la casa.        Comidas fáciles y sanas para excursiones 1. Ensalada de pasta con atún y aceitunas: Si buscas algo rápido fresco y saludable, una ensalada de pasta integral con atún enlatado y aceitunas negras es una elección excelente. La pasta integral proporciona carbohidratos de liberación lenta, el atún aporta proteínas y las aceitunas ofrecen grasas saludables. Además, le puedes añadir guisantes, por ejemplo. Piensa que el secreto está en el aliño, si no le pones mayonesa, tendrás una comida de excursión sin nevera, lo que te facilitará las cosas y será una opción mucho más sana. Ingredientes: pasta integral, atún enlatado, aceitunas negras, tomates cherry, aliño ligero. Beneficios nutricionales: esta ensalada es una fuente de carbohidratos de liberación lenta y proteínas del atún, además de grasas saludables de las aceitunas.   2. Bocadillos de jamón ibérico con queso: Prepara bocadillos con jamón ibérico de bellota, queso manchego y pan integral. El jamón aporta proteínas y un sabor único, mientras que el queso manchego añade su distintivo sabor.   Ingredientes: jamón ibérico de bellota, queso manchego, pan integral. Beneficios nutricionales: el jamón ibérico aporta proteínas y grasas saludables, mientras que el queso manchego es rico en calcio. El pan integral ofrece fibra para una energía sostenible. Es importante decir que  el jamón ibérico de bellota puede ofrecer algunos beneficios adicionales en comparación a otros jamones debido a su contenido de ácidos grasos saludables y mayores cantidades de vitaminas y minerales.   3. Rollitos de tortilla francesa con vegetales:  Es una opción completa y una comida sana perfecta para una excursión. En la propia tortilla francesa, puedes enrollar los vegetales que prefieras. Yo optaría por espinacas, que son completísimas para los niños y por zanahorias. Aunque el calabacín troceadito en la propia tortilla, también le iría bastante bien. Ingredientes: tortilla francesa, verduritas a elección propia. Beneficios nutricionales: la tortilla aporta proteínas, y las verduras añaden vitaminas y fibra para una comida equilibrada.   4. Sandwiches de sardina en lata con tomate natural: La verdad que siempre me los hacía mi madre y los recuerdo con mucho cariño. Son súper sencillos y una opción extremadamente nutritiva para las excursiones de tus niños. Y ya si les pones pan integral, serás lo más de lo más.     Ingredientes: pan integral, sardinas en lata y tomate natural en rodajas. Beneficios nutricionales: una opción rica en ácidos grasos omega-3, proteínas, vitamina C y antioxidantes. Estos sándwiches ofrecen beneficios para el desarrollo cerebral, la salud cardiovascular y la inmunidad, además de ser una elección conveniente para excursiones al aire libre gracias a su facilidad de preparación y no necesitar refrigeración.   5. Sándwich de pollo a la plancha y aguacate: Un sándwich perfecto para las aventuras al aire libre. En este sándwich, encontrarás jugosas tiras de pollo a la plancha y cremoso aguacate, todo en pan integral. Ingredientes: pechuga de pollo a la plancha, aguacate, espinacas, pan integral. Beneficios nutricionales: es una opción que aporta lo mejor de ambos mundos; el pollo aporta proteínas magras para mantener a los niños llenos de energía, mientras que el aguacate les brinda grasas saludables y un sabor delicioso. Además, el pan integral añade fibra para una energía sostenible durante las excursiones. Este sándwich es fácil de llevar y una elección nutritiva para mantener a los pequeños aventureros felices y satisfechos durante sus días al aire libre.   6. Bocadillo en pan de espinacas El pan de espinacas es súper fácil de hacer al microondas, simplemente cocinas un poco las espinacas a la plancha y añades garbanzos batidos y un poco de levadura, lo metes al microondas un minuto y medio y listo. Te encontrarás cantidad de información en internet, pero yo lo hago solamente con estos 3 ingredientes. Ingredientes: levadura, garbanzos machacados y espinacas pasadas por la plancha. Lo rellenas de lo que quieras, como jamón ibérico o pavo, tomate, lechuga y queso, por ejemplo. Beneficios nutricionales: las espinacas y garbanzos son ricos en fibra, vitaminas y minerales, y ofrecen proteínas vegetales. Además, proporcionan antioxidantes y beneficios cardiovasculares, lo que los convierte en ingredientes ideales para promover la salud y la saciedad en una dieta equilibrada.    7. Wraps de hummus y verduras: Los wraps de hummus y verduras son una opción fresca y deliciosa. Estos rollos están rellenos de hummus, pepino crujiente, pimiento y espinacas frescas, todo envuelto en tortillas de trigo integral. Una comida de excursión muy sencilla. Ingredientes: para preparar estos wraps, necesitarás tortillas de trigo integral, hummus casero o comprado en tienda, rodajas finas de pepino, tiras de pimiento y hojas de espinacas frescas. Beneficios nutricionales: estos wraps no solo son sabrosos, sino que también aportan una serie de beneficios nutricionales clave para tus niños: Proteínas y fibra: el hummus es una excelente fuente de proteínas y fibra, lo que ayuda a mantener a los niños llenos y satisfechos durante su excursión. Vitaminas y antioxidantes: las verduras como el pepino, el pimiento y las espinacas son ricas en vitaminas y antioxidantes que son esenciales para la salud general y el sistema inmunológico de los niños.  8. Ensalada de garbanzos y atún: La ensalada de garbanzos y atún es una opción fresca y nutritiva que los niños disfrutarán en sus excursiones. Esta ensalada incluye garbanzos cocidos, atún enlatado, tomates cherry y aceitunas negras, todo aderezado con un aliño ligero. La combinación de ingredientes ofrece un equilibrio de sabores y texturas que hará que los pequeños se deleiten. Ingredientes: para preparar esta ensalada, necesitarás garbanzos cocidos, atún enlatado, tomates cherry, aceitunas negras y un aliño ligero, que puede ser una vinagreta de aceite de oliva y limón. Beneficios y propiedades nutricionales: esta ensalada es una fuente de proteínas magras, fibra y una variedad de vitaminas y antioxidantes. Los beneficios incluyen el apoyo al crecimiento muscular, una digestión saludable, la hidratación gracias a los tomates cherry jugosos y el fortalecimiento del sistema inmunológico. Además, es una opción refrescante que mantendrá a los niños llenos de energía durante sus excursiones.   9. Bocadillos de salchichón ibérico de bellota y queso:         Estos bocadillos son una combinación de sabores auténticos. Consisten en finas lonchas de salchichón ibérico de bellota junto con queso manchego, todo entre rebanadas de pan integral. Ingredientes: salchichón ibérico de bellota, queso manchego y pan de centeno. Beneficios y propiedades nutricionales: ofrecen una experiencia única en sabor, combinando el carácter intenso y sabroso del salchichón ibérico de bellota con la riqueza del queso manchego. A nivel nutricional, proporcionan proteínas y calcio.      Estas comidas para llevar de excursión son ideales para mantener a los niños satisfechos y llenos de energía durante sus aventuras al aire libre. Ya sea que tengas acceso a una nevera o no, estas opciones son deliciosas y nutritivas, y harán que cada excursión sea una experiencia aún más especial.    Por otro lado, siempre que utilices embutidos en las recetas de tus hijos, trata que sean de la máxima calidad, como nuestros embutidos ibéricos de bellota. Estos embutidos no solo son mejores en cuanto a calidad de la carne, sino que poseen ácidos grasos saludables, menor grasa saturada y alto contenido en antioxidantes.
Moho en el Jamón: ¿Un problema o una oportunidad para saborear? - Productos ibéricos de bellota - RR

Moho en el Jamón: ¿Un problema o una oportunidad para saborear?

por Eva Robledo en Sep 12, 2023
¿Te ha pasado alguna vez que al desempacar tu pata de jamón, te encuentras con una desagradable sorpresa: una fina capa de moho cubriendo la superficie? La reacción natural suele ser la preocupación y, en muchos casos, el impulso de desechar esta joya culinaria. Sin embargo, aquí te revelaremos un secreto que cambiará tu perspectiva sobre el moho en el jamón. Este hongo no es un enemigo, sino un aliado en el proceso de curación del jamón. ¡Así es! No debes temerle, sino comprenderlo.   ¿Por qué aparece el moho en el jamón? Para entender por qué el moho puede ser beneficioso en el jamón, primero debemos explorar su origen. El moho es un hongo que se desarrolla en ambientes húmedos y oscuros, y su presencia en los alimentos suele ser una señal de descomposición. Pero aquí está la diferencia fundamental: en el caso del jamón, el moho es una parte esencial de su proceso de curación natural.     El jamón desarrolla moho como resultado de la estabilización de las grasas en la pieza. Este proceso es necesario para crear la flora bacteriana adecuada que favorece su curación y, al mismo tiempo, contribuye a la formación de los compuestos volátiles que otorgan al jamón su aroma y sabor inconfundibles. Nuestro jamón ibérico de bellota, por ejemplo, cura durante un mínimo de 40 meses. Cuando el moho es tu aliado: las excepciones Habitualmente, el moho en los alimentos es un indicador de que debemos desecharlos, ya que puede contener microtoxinas y bacterias perjudiciales para la salud. Sin embargo, existen excepciones notables a esta regla, y el jamón es una de ellas. Investigaciones de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) han demostrado que hay tres excepciones a la norma general de descartar alimentos con moho: las patas de jamón, el queso duro y los vegetales turgentes. En estas situaciones, el moho es inofensivo y no representa riesgo para la salud. El moho y el jamón: una relación beneficiosa ¿Por qué el moho es benéfico en el jamón? Aquí está la clave: las especies de levaduras que se desarrollan en el jamón, especialmente en el jamón de bellota, son la Candida Zeylanoides y la Debaryomyces Hansenii. Estas levaduras no son dañinas para la salud y se encuentran principalmente en la superficie del jamón.     Cuando el jamón está en su etapa de curación en las bodegas de los secaderos, pasa la mayor parte de su tiempo cubierto de moho. Esto es completamente normal y es una señal de que el proceso de curación está funcionando correctamente. Puedes leer más sobre los secaderos de jamones aquí. ¿Cuándo es seguro consumir jamón con moho? Ahora que sabes que el moho en el jamón no es motivo de alarma, es importante entender cuándo es seguro consumirlo. Aquí te presentamos dos escenarios comunes: Al abrir una pata de jamón por primera vez: Cuando desempacas una pata de jamón y ves una capa de moho en su superficie, no te preocupes. Esto es parte del proceso de curación natural. Antes de consumirlo, simplemente retira la capa de moho. Por lo general, el moho se encuentra en la capa más externa y no penetra en el interior de la pieza. Cuando han pasado algunos días desde la apertura: Es común que, después de abrir una pata de jamón, no se consuma en su totalidad de inmediato. En estos casos, es posible que aparezca moho en la superficie expuesta al aire. No te preocupes, puedes cortar el área afectada y aproximadamente 1-2 centímetros más allá. Luego, puedes cortar y disfrutar del jamón con confianza, ya que las ramificaciones del moho no habrán penetrado en el interior. ¿Y si tu jamón tiene puntos blancos? Suele ser la tirosina, lo que es un indicador de calidad, pero, ¡ojo! no los confundas con los piojillos. Te dejo aquí nuestro artículo sobre los puntos blancos del jamón, por si tienes alguna duda.   Cómo lidiar con el moho en el jamón Si te encuentras con moho en tu jamón, no es motivo de pánico. Puedes eliminarlo y disfrutar de tu jamón con seguridad. Aquí te explicamos cómo hacerlo: 1. Limpia el moho: utiliza un paño de algodón limpio y humedécelo con aceite de oliva o aceite de girasol. Frota suavemente la zona afectada para eliminar el moho. No uses productos con jabón. 2. Descarta la primera capa: por precaución, puedes cortar una fina capa de la superficie del jamón después de eliminar el moho. Esto garantizará que cualquier rastro de moho restante se elimine por completo. Cómo prevenir la reaparición del moho Para evitar que el moho vuelva a aparecer en tu jamón, sigue estos consejos: 1. Almacenamiento adecuado: guarda tu jamón en un lugar fresco y seco, lejos de fuentes de humedad. Aquí te doy más tips sobre cómo conservar un jamón ibérico en casa. Cortes cuidadosos: al cortar el jamón, realiza los cortes necesarios en una sola parte de la pieza para reducir la exposición de superficies comestibles. Conserva la grasa: siempre que cortes la pata de jamón, reserva un poco de grasa. Esta grasa puede usarse para cubrir la superficie cortada, creando una barrera que evita la aparición de moho. También puedes usar papel film o papel de aluminio para cubrir la carne expuesta. Conclusiones El moho en el jamón no debe ser motivo de preocupación. Ahora que conoces su papel en el proceso de curación y cómo manejarlo de manera segura, puedes disfrutar de tu jamón con total confianza. Recuerda que el moho en la pata de jamón es una señal de calidad y autenticidad, no un problema. Así que, la próxima vez que te encuentres con moho en tu jamón, ¡sabrás que estás a punto de disfrutar de una delicia culinaria! ¿Quieres probar un jamón ibérico de bellota de calidad? ¡No te pierdas el sabor del nuestro! Te lo llevamos directamente a casa.
Chorizo Cular: Qué es y Diferencias con Chorizo Ibérico - Productos ibéricos de bellota - RR

Chorizo Cular: Qué es y Diferencias con Chorizo Ibérico

por Eva Robledo en Sep 05, 2023
Si te gusta el chorizo o los embutidos ibéricos, seguro que has leído más de una vez los nombres: "chorizo cular" o "chorizo extra cular." Pero... ¿Sabes exactamente lo que significa este tipo de chorizo? o te has preguntado por qué tiene el precio que tiene. Si la respuesta es no, te lo explico rápidamente en las siguientes líneas.   ¿Qué es el chorizo cular? El chorizo cular es una variedad de chorizo de cerdo, específicamente conocida en Castilla y León, que se diferencia por su particular tripa y su exquisita combinación de ingredientes. Aunque es posible encontrarlo en diferentes formatos, su característica más distintiva es su tripa gruesa o cular, que le otorga una identidad única. La tripa es más gruesa porque viene de la última parte del intestino delgado del cerdo y mide entre los 45mm y los 70mm.     Diferencia entre chorizo cular e ibérico El chorizo cular es una variante del chorizo ibérico, y aquí es donde las diferencias pueden ser sutiles pero significativas. En España, el término "chorizo" puede abarcar diversas variedades regionales, cada una con su propia personalidad en términos de sabor y textura. Lo que hace al chorizo cular diferente es su tripa, que suele ser más gruesa, y su proceso de curado más prolongado.   Vamos a ver las diferencias: Triba: el chorizo cular se embute en una tripa más gruesa, conocida como tripa "cular". Esta tripa es más ancha y gruesa en comparación con la tripa del chorizo ibérico estándar. Ingredientes: los ingredientes del chorizo cular son similares a los del chorizo ibérico e incluyen carne magra de cerdo ibérico, sal, pimentón, ajo, orégano y otras especias. La diferencia clave radica en la tripa más gruesa y el proceso de maduración más largo. Proceso de curado: el chorizo cular se somete a un proceso de curado más prolongado, que puede durar de 3 a 4 meses o incluso más debido a la tripa más gruesa. Esto le da al chorizo cular su jugosidad característica y un sabor más profundo. Sabor y textura: el chorizo cular es conocido por su sabor intenso y su textura marmórea, con una mezcla perfecta de carne magra y grasa. Su tripa más gruesa contribuye a su jugosidad y lo hace único en sabor y textura en comparación con el chorizo ibérico estándar. Diferencia entre chorizo y chorizo cular ¿Qué distingue al chorizo cular de otras variedades de chorizo? Aparte de su tripa más gruesa, este chorizo se destaca por la calidad de sus ingredientes y su proceso de elaboración. Se compone de un 80% de magro de cerdo ibérico, un 20% de tocino, sal, pimentón, ajo, orégano y otras especias. La combinación de estos ingredientes y su proceso de curado lento le otorgan un sabor y una textura excepcionales. ¿Cuál es el mejor chorizo?  La pregunta del millón: ¿cuál es el mejor chorizo? Permíteme presentarte al campeón indiscutible, el chorizo cular ibérico de bellota. Este chorizo se elabora con carne magra de cerdo ibérico alimentado con bellota y criado en libertad. Su proceso de curado es más largo y duradero debido a la tripa gruesa, lo que resulta en una jugosidad constante y un sabor que simplemente no tiene igual. Es el caso de nuestro chorizo cular ibérico de bellota.   Precio del chorizo cular Hablemos de un aspecto importante: el precio. El chorizo cular ibérico de bellota puede ser un poco más costoso que otras variedades de chorizo, pero hay una razón detrás de esto. Estas deliciosas piezas se envasan en tripa natural y se maduran en bodega durante un proceso que puede durar de 3 a 4 meses. Los ingredientes de primera calidad, como el magro de cerdo 100% ibérico, el pimentón de la vera y los ajos seleccionados, se combinan para crear una experiencia culinaria única.Nuestro chorizo cular ibérico, por ejemplo, tiene un precio de 9€ y se comercializa en piezas de 300 a 500 gramos y se envasa al vacío, lo que garantiza que mantenga sus cualidades hasta 12 meses. Cada bocado es una muestra de la calidad característica de los productos ibéricos curados en la Sierra de Aracena-Jabugo.   Características del chorizo cular Ahora que hemos explorado la diferencia entre el chorizo cular y otras variedades, es hora de hablar de las características que hacen que este embutido sea tan especial. El chorizo cular se caracteriza por su aspecto marmóreo al corte, con predominio de la parte magra de color rojo vivo. Su contenido de un 80% de magro de cerdo ibérico garantiza un sabor intenso y una textura perfectamente equilibrada.   ¿Existe el chorizo cular de cebo? Una pregunta que a menudo surge es si existe el chorizo cular de cebo. La respuesta es sí, pero vale la pena mencionar que el chorizo cular ibérico de bellota sigue siendo la elección superior. El de cebo puede ofrecer una experiencia sabrosa, pero la alimentación de bellota del cerdo ibérico en libertad marca una diferencia fundamental en términos de sabor y calidad, ya que los cerdos de cebo se alimentan también de piensos.   ¿Dónde comprar chorizo cular ibérico? Puedes comprarlo en tu charcutería de confianza o vía online. Nosotros, por ejemplo, enviamos nuestros productos ibéricos de bellota directamente a tu casa y con calidad garantizada. Simplemente tienes que hacer tu pedido desde nuestra web y nosotros te lo llevamos.   Desde RR Ibéricos, esperamos haberte ayudado. Aún así, si te has quedado con alguna duda, escríbela abajo en comentarios y responderemos encantados.      
Calorías del Chorizo por Tipos de chorizo: ibérico, cocido, etc - Productos ibéricos de bellota - RR

Calorías del Chorizo por Tipos de chorizo: ibérico, cocido, etc

por Eva Robledo en Aug 29, 2023
En este artículo vamos a ver las calorías que aporta cada variedad de chorizo. Si alguna vez te has preguntado si todos los chorizos tienen las mismas calorías o si el chorizo realmente engorda, estás en el lugar correcto. Desde el clásico chorizo ibérico hasta el chorizo cocido y el chorizo criollo, exploraremos las diferencias y te daré una perspectiva más clara sobre las opciones que tienes en tu mesa.   Tipos de chorizo Comencemos por conocer los diferentes tipos de chorizo. La variedad es impresionante y abarca desde los exquisitos sabores del chorizo ibérico hasta las versiones cocidas y ahumadas que seguro has probado. Cada tipo tiene su propio perfil de sabor y textura, pero también difieren en las calorías que aportan y esto depende, en gran medida, de los ingredientes utilizados.   Ingredientes comunes en todos los tipos de chorizo: Carne de cerdo: la base principal de cualquier chorizo es la carne de cerdo. Puede provenir de diferentes cortes y partes del cerdo, y la calidad de la carne puede variar según el tipo de chorizo. Siendo el chorizo ibérico de bellota de los de mayor calidad. Grasa de cerdo: la grasa de cerdo es esencial para la textura y el sabor del chorizo. Ayuda a mantener la humedad y contribuye al perfil de sabor característico del embutido.   Ingredientes según el tipo de chorizo Después de los ingredientes comunes, en la preparación de chorizo se suelen utilizar los siguientes, dependiendo del tipo y del productor, tendrán más nivel de un ingrediente y menos de otros Pimentón: es uno de los ingredientes más distintivos del chorizo. Aporta color, sabor y ese característico toque ahumado que define a este embutido. Ajo: el ajo es otro componente esencial para el sabor del chorizo. Aporta un sabor intenso y complementa los otros ingredientes. Sal: a sal es un conservante natural y también realza los sabores de los ingredientes. Es una parte fundamental de la preparación de chorizo. Vino: en algunos casos, se puede añadir vino a la mezcla de ingredientes para aportar profundidad de sabor y ayudar en el proceso de curado. Especias: además del pimentón y el ajo, se pueden usar otras especias como comino, orégano, clavo, nuez moscada y pimienta para dar un toque único al sabor del chorizo. Tripas naturales o artificiales: tradicionalmente, el chorizo se embute en tripas naturales de cerdo o intestinos. Sin embargo, en la producción comercial también se utilizan tripas artificiales de colágeno. En nuestro chorizo ibérico lo utilizamos de manera totalmente natura Azúcar: puedes agregar una pequeña cantidad de azúcar para equilibrar los sabores y ayudar en el proceso de fermentación. Vinagre: a veces se puede utilizar para ajustar la acidez.   Como curiosidad, los chorizos ibéricos buenos de bellota  suelen ser embutidos envasados en tripa natural y madurados en bodega, como los nuestros, por ejemplo, procedentes exclusivamente de magros de cerdo 100% ibérico, alimentados con bellota y criados en libertad. Aromatizados con productos naturales sal, pimentón de la vera y ajos seleccionados.   ¿Tienen todos los chorizos las mismas calorías? No, definitivamente no. Las calorías en el chorizo varían según el tipo y el método de preparación. Algunos chorizos, como el ibérico de bellota, tienden a ser más ricos en sabor y también en contenido calórico debido a su elaboración artesanal y a la dieta especial de los cerdos ibéricos, también suelen tener mayor nivel de proteínas. Por otro lado, los chorizos cocidos y criollos tienden a tener menos calorías en comparación con sus contrapartes más grasas. Calorías del chorizo cocido El chorizo cocido es una opción más ligera en términos de calorías. Por lo general, contiene alrededor de 350-400 calorías por cada 100 gramos, lo que lo convierte en una opción más adecuada si buscas reducir la ingesta calórica sin renunciar al delicioso sabor del chorizo.   Calorías del chorizo ibérico de bellota Cada 100 gramos de chorizo ibérico puede tener alrededor de 300-350 calorías, gracias a la rica infiltración de grasa que proviene de la dieta exclusiva de los cerdos. Eso sí, la grasa del chorizo ibérico de bellota es saludable debido a su alto contenido de ácidos grasos monoinsaturados y antioxidantes naturales, provenientes de la dieta de bellotas de los cerdos ibéricos criados en libertad. Aporta sabor, textura y beneficios culinarios, pero debe consumirse con moderación como parte de una dieta equilibrada. ¿Cuántas calorías hay en un chorizo frito? El chorizo frito es un placer culinario para muchos, pero su contenido calórico es algo a considerar. Por lo general, un chorizo frito puede aportar alrededor de 500 calorías por cada 100 gramos. Siempre dependerá del aceite de freir pero, lógicamente, suele ser más calórico que un chorizo asado o cocido. Optar por métodos más saludables de preparación puede marcar la diferencia. ¿Cuántas calorías tiene un chorizo delgado? Si prefieres un chorizo con menos grasa y, por ende, menos calorías, elige la variedad delgada. Un chorizo delgado suele tener aproximadamente 250-280 calorías por cada 100 gramos. Esta opción puede ser ideal si deseas disfrutar del sabor del chorizo sin excederte en calorías. ¿Cuántas calorías tiene 1 chorizo asado? El chorizo asado es otra forma popular de disfrutar este embutido. Dependiendo del tipo de chorizo, el contenido calórico puede variar. Por lo general, un chorizo asado puede aportar alrededor de 350-400 calorías por pieza, pero es importante recordar que las dimensiones y el tipo de chorizo pueden influir en esta cifra. ¿Cuantas calorías tiene un bocadillo de chorizo? Un bocadillo de chorizo, que generalmente contiene una o dos porciones de chorizo, puede variar en calorías. Si usas un chrizo frito, el bocadillo puede tener entre 500 y 600 calorías (depende del pan utilizado). Si usas un chorizo delgado y moderas las cantidades de pan y otros ingredientes, puedes estar consumiendo alrededor de 300-350 calorías por bocadillo. Calorías del chorizo criollo El chorizo criollo es una variante popular en América Latina, conocida por su picante sabor. En términos de calorías, suele estar en el rango de 300-365 calorías por cada 100 gramos, ofreciendo una opción sabrosa para aquellos que buscan un poco de calor en sus platos. Como ves, la cantidad de calorías en el chorizo varía según el tipo y el método de preparación. Si bien el chorizo ibérico de bellota puede liderar en términos de sabor y contenido calórico, hay opciones más ligeras disponibles, como el chorizo cocido y el delgado. La clave está en disfrutar con moderación los alimentos de este tipo.   Entonces, ¿el chorizo engorda? Decir que el chorizo engorda o no es algo bastante relativo, como has visto, es un alimento bastante calórico y no es recomendable comer chorizo en exceso.  Como sucede con la gran mayoría de embutidos, lo mejor es no consumirlo más de 2 veces por semana. Sin embargo, el chorizo también es un alimento beneficioso para la salud cuando no se consume en exceso, aporta hierro, vitaminas, minerales, proteínas, etc. Lo ideal es consumir un chorizo de calidad y en ocasiones especiales.   ¿Quieres experimentar la máxima calidad?  Entonces te recomiendo productos ibéricos de bellota de calidad, procedentes de cerdos criados de manera sostenible y alimentados con bellotas. Prueba los nuestros, te gustarán :) Conoce nuestros embutidos ibéricos     Fuentes consultadas: https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20220912/cuantas-calorias-cocido-puedes-reducir-grasa-maximo/ https://www.fatsecret.es/ https://elportaldelchacinado.com/ https://marianatura.es/  

Entrega gratis

Por compras superiores a 120€

Contáctanos

Resolvemos tus dudas

Pago seguro

Plataforma de pagos de Shopify