RR Ibéricos Blog

10 Recetas sencillas de verano

10 Recetas sencillas de verano

por Eva Robledo en Jul 04, 2023
Como bien sabéis, acabamos de entrar en la fantástica época del año en la que nos dan más igual las horas, todo es luz, sol, calor… Es decir, el VERANO, temporada en la que aprovechamos más el espacio al aire libre, acompañados de amigos, familiares y de sabores frescos llenos de color y alegría. Por ello, en este post te vamos a dar unas ideas excelentes de recetas de verano súper sencillas y deliciosas, para que disfrutes con quien más te apetezca. Estas recetas son válidas tanto para la playa, una terracita o incluso para llevar a tus excursiones.   10 Recetas sencillas de verano Vamos a subdividir las recetas veraniegas en 3 apartados con sus respectivos beneficios para que elijas la que más te va según la ocasión o el momento del día: 1. Ensaladas de verano. 2. Brochetas rápidas y sabrosas 3. Tostas deliciosas Ensaladas de verano: Una receta sencilla de verano indespensable, con las que deberías contar diariamente, sobre todo en ésta época del año tan calurosa, son las ensaladas. Son una fuente inagotable de nutrientes y minerales, tales como vitaminas A, C, E, B, magnesio, potasio, ácido fólico… Cargadas de antioxidantes que son muy importantes especialmente en verano, por la exposición al sol. Se trata de platos refrescantes e hidratantes, date cuenta que según los ingredientes que elijas, una ensalada puede contener entre 70% y 90% de agua. Es una fuente muy rica en fibra, nuevamente, según los ingredientes seleccionados, te puede aportar cantidades de fibra que favorecen el buen funcionamiento de tu sistema digestivo, además de regular tus niveles de azúcar y colesterol. 1. Ensalada de jamón y melón:  Un verdadero clásico en nuestra gastronomía que nunca falla en verano. Te lo proponemos un poquito mejorado: Ingredientes: solamente necesitarás un buen jamón ibérico 100% de bellota y hacerte con un melón bien seleccionado. Para realzar el sabor de estos dos ingredientes necesitarás unas hojas de menta y AOVE. Preparación: combina lonchas de jamón ibérico 100% de bellota con trozos frescos de melón. Agrega unas hojas de menta y un chorrito de aceite de oliva para realzar sus sabores y lo tienes.  Receta ideal tanto para llevarte a la playa de entrante o merienda, disfrutarla en una terraza con amigos o para hacerte una caminata al sol, te encantará.  No dudes en utilizar ingredientes de las mejores calidades, es por ello que te invitamos a que la pruebes con nuestro jamón de bellota 100% ibérico de RRibéricos.   2. Ensalada de paleta ibérica y frutos rojos:  Para todo aquel que busca un sabor más innovador, no te quedes sin probar esta receta veraniega. Además de ser súper fresquita, la mezcla del dulce y salado te hará caer en ella muchas veces más este verano: Ingredientes: necesitarás por un lado paleta ibérica, y por otra tu selección favorita de frutos rojos. En nuestro caso te recomendamos que te decantes por fresas y frambuesas. Como aliño necesitarás nueces y vinagreta balsámica. Preparación: mezcla lonchas de paleta ibérica con tu selección de frutos rojos, en nuestro caso, fresas y frambuesas. Añade a la mezcla las nueces, pícalas y aliña con un aderezo de vinagreta balsámica. Como puedes ver se trata de una receta muy fácil, no te llevará nada de tiempo y tus amigos alucinarán con tus dotes de cocina. Eso sí, no te olvides de seleccionar siempre los mejores ingredientes para asegurarte ese sabor del que te hablamos, te recomendamos nuestra paleta ibérica de bellota, te flipará:  3. Ensalada de lomo ibérico y aguacate:  Otra opción muy sencilla, súper sabrosa y completa. Ideal para comidas o cenas de verano. Te quedará una sensación de saciedad y buena digestión al instante por la fibra y vitaminas que contiene: Ingredientes: hazte con un buen lomo ibérico, un aguacate bien maduro, tomates cherry y espinacas. Para el aliño solo necesitarás un limón, pimienta negra y AOVE. Preparación: combina las lonchas de lomo ibérico con el aguacate maduro troceado previamente en daditos, añade tomates cherry y las hojas de las espinacas. Aliña esta combi con una vinagreta de limón y aceite de oliva, para ello sólo necesitarás el zumo del limón mezclado con una pizca de pimienta negra y AOVE. Desde RRibéricos te dejamos nuestra selección de lomo y lomito ibérico 100% de bellota, para que tu receta quede de rechupete:   4. Gazpacho de jamón:  Aunque te sorprenda, el gazpacho no deja de ser otro modo de ensalada pero en líquido. Una receta que gana siempre de cara al verano. Además, su facilidad de transporte la hace perfecta para llevártela a la playa, montaña, o ser el primero de cualquier comida o cena.     Ingredientes: nosotros para esta receta utilizamos tomates maduros y a poder ser de proximidad, garantizarán su sabor al completo; un pimiento rojo, un diente de ajo y un poquito de sandía, aprovechando que está de temporada en esta época del año. Preparación: una vez tienes todos tus ingredientes es tan sencillo  como trocearlos y triturarlos hasta conseguir la textura que más te guste, si lo prefieres menos denso añade un poco de agua. Justo antes de servir, añade pequeños trozos de jamón ibérico de bellota como topping. El contraste de sabores y texturas es alucinante.   Una receta de toda la vida pero con un toque fresco que te garantizamos notarás. De nuestra mano te recomendamos nuevamente elegir los mejores ingredientes. Brochetas rápidas y sabrosas  A lo mejor no te lo habías planteado, las brochetas son una manera excelente de llevarte una comida sana y completa a cualquier parte. En verano cantidad de veces nos vamos a comer a la playa, piscina, monte… Y acabamos socorriendo a los mismos platos porque no nos habíamos parado a pensar en esta opción. 1. Pinchos de salchichón y uvas:  Pincho ligero y súper sabroso, combina dulce y salado y gracias a las uvas, te aportará ese toque refrescante en esos días de mucho calor. Además, las uvas son súper ricas en antioxidantes, lo que te ayudará mucho de cara al sol. Ingredientes: no puede ser más fácil, basta con elegir un buen salchichón, como el salchichón ibérico de bellota, junto con unas uvas que estén en su punto. Como tip te recomendamos que las tengas en la nevera previamente y así no sólo tendrás el contraste de dulce y salado, sino también el cambio de temperatura entre un ingrediente y el siguiente. Preparación: enhebra trozos de salchichón y las uvas en palillos de brocheta, prepáralos bien para transportar et… ¡voilá!   2. Rollitos de jamón y queso fresco:  ¿Quien no se ha preparado nunca uno de éstos? Únicamente hemos cambiado un poco el concepto y ésta vez además de hacerlo con lonchas de jamón ibérico, los ensartamos en una brocheta y tendremos un aporte de proteína súper rápido y cómodo. Ingredientes: jamón ibérico de bellota y un queso fresco preferiblemente de cabra (será más fácil con este tipo a la hora de ensartarlo), o con tu queso fresco favorito. Preparación: envuelve lonchas de jamón ibérico de bellota alrededor de los trozos de queso fresco previamente cortados. Luego solo queda ensartarlos y estarán listos para servir como aperitivo o como parte de un buffet de verano. 3. Brochetas de chorizo y piña:  No podía faltar en alguna receta la piña, una de las frutas más demandadas en verano por su jugosidad y sabor. Contiene además mucha agua por lo que es súper refrescante e hidratante. Lo fuerte es que vayas a probarla con este compañero, el chorizo ibérico. Ingredientes: lo difícil aquí será elegir una piña fresca y lista para tomar, porque solo necesitarás piña y un buen chorizo ibérico extra cular, como el que te ofrecemos en RRibéricos. Preparación: corta rodajas de piña fresca y trozos de chorizo. Ensarta alternativamente en palillos de brocheta y ásalas a la parrilla para obtener un contraste de sabores dulces y picantes. Tostas ideales para un largo día de verano: Por último vamos a dejarte unas recetas de tostas completas, rápidas y sencillas también. Para llenarte de energía en un largo día de verano. Solo tendrás que elegir el pan para las tostas que más te guste, desde pan gallego, así como un mollete o una barra.  1. Tosta de lomo ibérico con pimientos asados:  De nuevo notarás en esta receta esa combinación del dulce y salado, pero esta vez de forma un poco más sibilina.  Ingredientes: rebanadas del pan que hayas elegido, pimiento rojo y unas hojas de rúcula fresca. Preparación: tuesta las rebanadas de pan y asa los pimientos. Unta las rebanadas con una fina capa de la salsa que dan los pimientos asados. Coloca lonchas de lomo ibérico encima y decora con las hojas de rúcula fresca. Una receta muy sencilla y que sorprende por su sabor.  2. Tosta de salchichón y queso de cabra:  Si lo que te gusta son los sabores intensos, sin duda ésta es tu tosta, la combinación de un salchichón ibérico, al que se le nota bien ese toque a pimienta negra, junto con el sabor del queso de cabra… Simplemente escándalo. Ingredientes: rebanadas de tu pan por excelencia, un queso de cabra cremoso y un poquito de AOVE. Preparación: unta una rebanada de pan tostado con queso de cabra cremoso, añade un chorrito de AOVE y coloca encima lonchas finas de salchichón ibérico. Gratina en el horno hasta que el queso se derrita ligeramente. 3. Tosta de morcón y queso azul:  Para terminar tenemos esta sorpresa que puede sorprender. Si nunca has probado el morcón ibérico alucinarás con la jugosidad de este ingrediente tan especial, muy parecido al chorizo pero con calidades supremas. La mezcla con el queso azul es la guinda del pastel en esta receta tan sencilla como sabrosa. Ingredientes: nuevamente, tu pan favorito en rebanadas, morcón ibérico y queso azul. Preparación: tuesta las rebanadas de pan y cubre con rodajas de morcón y trozos de queso azul. Gratina en el horno hasta que el queso se derrita y sirve como entrante o como acompañamiento. Brutal. Desde RRibéricos esperamos que hayas disfrutado del post tanto como nosotros. Te animamos como siempre a optar por productos de calidad, proximidad, frescos y sostenibles 🙂
Embutidos ibéricos: Tipos y características

Embutidos ibéricos: Tipos y características

por Eva Robledo en Jun 27, 2023
En cuanto a embutidos ibéricos se trata, España se lleva la palma con creces. Además de ser los mayores creadores de productos ibéricos, en nuestra península se encuentran los verdaderos cerdos ibéricos. Cuando hablamos de un ibérico lo primero que se nos viene a la cabeza es el jamón ibérico, mucho más lejos de la realidad, te contaremos que éste no solo no se considera un embutido, sino que además existen muchos otros productos procedentes de este animalito, que son ibéricos, y de la más elevada calidad.   ¿Qué son los embutidos? Para adentrarnos de lleno en el mundo de los embutidos ibéricos primeramente vamos a aclararnos. ¿Qué son los embutidos? Pues bien, un embutido se denomina a una pieza cárnica, picada o no, condimentada con diferentes especias, vegetales y hierbas aromáticas. Mezclada incluso en algunos casos con grasa del cerdo y sangre. Toda esta mezcla se introduce en la piel de las tripas del cerdo y pasa a su respectivo proceso de curación. Ahora podrás entender la razón por la que un jamón no es un embutido, sino que se trata de una carne curada, no pasa por este proceso de mezcla y embutición.  Llega entonces el momento de pasar a la acción, tras las aclaraciones y una definición de lo que es un embutido, vamos a por los embutidos ibéricos. ¿Qué son los embutidos ibéricos? Los embutidos ibéricos son, ni más ni menos, que aquellos cuya pieza cárnica procede de un cerdo ibérico, que para entendernos, debe tener una pureza racial ibérica como mínimo del 50%, por lo tanto, de la península ibérica. La distinción de éstos no sólo viene dada por la raza, hay mucho más detrás, la alimentación de los cerdos y su modo de vida afectan mucho al resultado final de éstos productos.      La clave de la excelencia de los embutidos ibéricos radica en la infiltración de grasa intramuscular que presenta la carne de estos cerdos. Esta grasa, conocida como grasa "marbling", se distribuye de manera homogénea, lo que aporta una textura suave y jugosa, así como un sabor inigualable a los embutidos.     En nuestro caso, los embutidos ibéricos de RR Ibéricos destacan por su jugosidad y sabores inconfundibles, llegar a estas calidades es posible gracias a la alimentación de nuestros marranitos. Esta es 100% de bellota en época de montanera, además de la flora y fauna que les propicia la dehesa, ya que viven en total libertad, favoreciendo esto a sus músculos y grasa. Embutidos ibéricos vs embutidos Todos sabemos que las comparaciones son odiosas, en este caso la diferencia es bien sencilla, por una parte los embutidos ibéricos proceden de cerdos ibéricos, con todas las particularidades que te acabamos de contar, mientras que un embutido procede de carnes del cerdo de raza blanca.  Los embutidos están igualmente muy buenos, pero cambian cosas, desde la alimentación del animal del que proceden, mayoritariamente a base de piensos, y la actividad del mismo, que se suele reducir a un pequeño espacio.  Todas estas diferencias se notan en el resultado final. También se tienen en cuenta los conservantes y los aditivos que se le añaden a la mezcla, ya que tienen que ver con su posterior tiempo de maduración. El tiempo de maduración de los embutidos es bastante menor que el de los embutidos ibéricos, debido a este tipo de añadidos (conservantes y aditivos). Tipos de embutidos ibéricos  Los tipos de embutidos dependen de las diferentes partes del cerdo ibérico y por la mezcla con la que se elabora cada uno. A pesar de estas diferencias hay una cosa que tienen en común todos ellos, la jugosidad, la cual poseen gracias a la capacidad de infiltrar su grasa en el músculo. También por su carga genética, pero sobre todo por vivir en libertad y poder desarrollar una actividad adecuada, como es el caso de los cerdos ibéricos 100% de bellota de RRibéricos. Pasamos ahora a enseñarte los tipos de embutidos ibéricos:   1. Morcón ibérico: Nos ha apetecido comenzar con éste ya que muchos lo desconocen, el Morcón es un embutido parecido al chorizo en lo que respecta al condimento que se usa para curarlo. Sin embargo, la carne usada para su elaboración es de mayor calidad y más magra. Se adoba con pimentón de la vera y precisa un secado muy lento y natural, tarda más que el chorizo debido a este mayor calibre de carne magra. Una de las diferencias apreciables con el chorizo es que su carne es más jugosa, con un sabor inconfundible.  En cualquier tabla de embutidos no pasará desapercibido, te dejamos a continuación nuestro morcón ibérico de bellota por si quieres echarle el ojo antes de echarle el diente:. 2. Chorizo ibérico: Uno de los más aclamados dentro de los embutidos ibéricos en nuestra gastronomía. Es elaborado a partir de carne magra de elevada calidad del cerdo ibérico, condimentado con especias entre las que resalta el pimentón, responsable de aportarle ese color tan característico del chorizo ibérico. Tras realizar esta mezcla se embute en tripa natural y se cuelga, madurando en bodega hasta que esté listo para consumir.     Nosotros destacamos nuestro chorizo de bellota ibérico extra cular, que para que entiendas, quiere decir que se elabora con la tripa más gruesa. Aromatizado con productos naturales, sal, pimentón de la vera y ajos seleccionados. 3. Lomo ibérico: Otro de los grandes dentro de nuestra gastronomía, no querrás que falte en una buena tabla de ibéricos. El lomo ibérico se realiza utilizando, como bien indica su nombre, el lomo del cerdo ibérico, una carne sin grasa apenas. Esta carne se sazona o adoba con diferentes especias y hierbas. En nuestro caso, como hacemos con el chorizo ibérico, seleccionamos los mejores ajos y junto con sal, pimentón de la vera y un lento proceso de curación, conseguimos nuestro exquisito lomo de bellota 100% ibérico.   4. Salchichón ibérico: De la mano del resto de imprescindibles se encuentra el salchichón ibérico. Al igual que el chorizo ibérico, éste se realiza empleando carne magra del cerdo ibérico, luego se sazona con diferentes especias, entre las que suele destacar la pimienta negra. En RRibéricos lo hacemos con pimienta negra totalmente natural, consiguiendo como resultado tras su proceso previo de maduración.   Nuestro salchichón de bellota ibérico extra cular, es decir, elaborado con la tripa más gruesa, garantizando así su esta jugosidad en el interior:   5. Morcilla ibérica: Por último y no menos importante dentro de los tipos de embutidos ibéricos tenemos la morcilla ibérica, un clásico en innumerables platos tanto cocinados como para consumir en crudo. Se elabora generalmente a base de sangre, con carne del cerdo ibérico y grasa, mezclado con especias completamente naturales, pudiendo encontrarla también negra. ¿Cómo conservar los embutidos ibéricos? Llegando al final de todo este mundo, cuando ya tienes uno, o incluso varios embutidos ibéricos puede entrarte la duda, ¿cómo conservo mi ibérico en perfecto estado? La temperatura idónea para conservar un ibérico estará entre los 17ºC y 24ºC, en un lugar donde se pueda mantener libre de humedad y luz directa. En temporadas de mucho calor, incluso puedes optar por conservarlos en la nevera, eso sí, siempre deberás protegerlos de la humedad envolviéndolos en papel o paños secos y limpios, tanto fuera como dentro de la nevera. Los mejores embutidos ibéricos Y ya para ponerle punto y final a estos grandes de nuestra gastronomía, te animamos a que elijas siempre lo mejor, como repetimos siempre, somos lo que comemos. A la hora de elegir el mejor embutido ibérico ten en cuenta: Elige siempre que puedas productos de proximidad, libres de conservantes y aditivos. Apuesta por productos sostenibles con el medio ambiente, como es nuestro caso, con cerdos ibéricos criados en total libertad y alimentados con bellotas y pastos naturales en la Sierra Norte de Sevilla. Siempre con mimo y cariño, consiguiendo así ese producto final de exquisitas calidades. Conoce nuestros productos ibéricos
Las 5 gamas de los alimentos

Las 5 gamas de los alimentos

por Eva Robledo en Jun 20, 2023
A muchos de vosotros las 5 gamas de los alimentos os sonarán a chino, a otros no tanto, pero una cosa es bien cierta, no te acostarás sin saber una cosa nueva y si encima es para saber clasificar lo que comes, por ahí van los tiros del tema de este post. Vamos a hablar de la gama de los alimentos, que en resumidas cuentas se trata de una clasificación por parte de la industria alimentaria para agrupar a los alimentos según su origen y conservación.  Esta gama se diferencia en 5 clasificaciones ya que cada una de ellas tiene sus particularidades, desde un alimento totalmente fresco al que viene envasado y prácticamente listo para comer. Lo que sabemos es que la industria alimentaria ha llevado a cabo esta clasificación para así tener identificado el enorme abanico de presentaciones de los alimentos en la cadena de comercialización.   ¿Cuáles son las gamas de los alimentos? Vamos a repasarlas desde la primera hasta la quinta, así podrás aprender junto a nosotros, RRibéricos. Desde la caducidad de cada uno, su conservación y hasta los tratamientos que recibe cada alimento. ¡Vamos a ello!   1. Primera gama: También comúnmente conocidos como alimentos frescos, son todos aquellos que no han pasado por ningún proceso, conservación, higienización o cualquier otro tratamiento. Como ejemplo de ellos están la fruta, verdura, carnes o pescados, cereales, etc.  Foto de Karolina Grabowska Conservación: los alimentos de primera gama, al ser frescos, requieren de frío para su correcta conservación. Si bien es cierto que en el caso de la fruta, alguna verdura o por ejemplo los huevos, pueden mantenerse a temperatura ambiente si los vamos a consumir rápido. Lo ideal será conservarlos a temperaturas frías ya que son alimentos muy perecederos. Consumo: todos tenemos en casa alimentos de primera gama y lo sabemos, pero por marcar un tiempo, en el caso de frutas y verduras, su durabilidad puede llegar a los 7 días y se recomienda no cortarlos si no se van a consumir inmediatamente. Por otra parte, en el caso del pescado y la carne, si no se consumen en unas 48 horas será mejor optar por congelarlos. 2. Segunda gama: Dentro de este segundo grupo se concentran todos los productos que vienen presentados en forma de conserva. Sí, las conservas de toda la vida. Son alimentos que han pasado por un proceso térmico y un posterior envasado (suelen ser en latas o vidrio). Ejemplos de ellos son, desde cualquier lata como la del atún, a botes de vidrio como los espárragos blancos o unos garbanzos.   Foto de Alleksana   Conservación: no requieren de una conservación especial ya que se conservan en su propio envasado. Mantenerlos en un lugar fresco y seco será suficiente para tenerlos en perfecto estado. Consumo: pueden mantenerse en perfecto estado durante mucho tiempo. Debido a este proceso térmico y su envasado, gozan de una larga vida útil; varios meses e incluso años. Eso sí, no por ello te descuides, fíjate siempre en su fecha de caducidad.     3. Tercera gama: En este apartado se engloban los congelados, los que encontramos en cualquier congelador de cualquier supermercado: pescados, carne, verduras… Al ser congelados, todos ellos requieren ser preparados y cocinados para su consumo. Aunque la congelación es la mejor manera de mantener un alimento fresco en buen estado, has de saber que nunca se puede romper la cadena de frío, si esto pasa, podría perderse el buen estado del alimento y, con ello, estropearse debido a los microorganismos y enzimas que puedan aparecer con la descongelación.   Foto de Violetta Ramonaite   Conservación: la manera de conservar este grupo de alimentos es muy sencilla, basta con no alterar la cadena de frío y mantenerlos en el congelador hasta que vayamos a consumirlos. Consumo: esta gama puede llegar a durar hasta los 12 meses en el caso de la mayoría de alimentos, tales como las verduras, y hasta 6 meses cuando hablamos de pescados y carnes. 4. Cuarta gama: En este grupo ya comenzamos a hablar de algo más reciente. Para nuestros abuelos hubiese sido impensable que una zanahoria ya viniese troceada y lista para usar. Esta gama está compuesta precisamente de eso, todas las frutas y verduras ya limpitas, cortadas y peladas. En este caso no han recibido ningún tipo de proceso, únicamente vienen envasadas, la mayoría al vacío, en lo que se conoce como atmósferas modificadas (MAP). Ejemplo de esta categoría son todas las bolsas de ensaladas o de verduras ya cortadas y peladas.      Conservación: según el alimento deberá mantenerse la temperatura que indique cada productor, muchos de ellos requieren frío para su conservación. Consumo: como curiosidad, te contamos que esta gama tuvo su origen en ofrecer la posibilidad de preparación de la comida en restaurantes de comida rápida, al estar envasadas al vacío se mantiene la calidad del alimento. Para que sepas, no todo son vegetales, dentro de esta gama se encuentran también productos como son los nuestros, embutidos ibéricos 100% de bellota, ya loncheados y con una elaboración detrás que los avala, desde la alimentación previa del cerdo ibérico, pasando por toda una temporada de secado, curación y bodega. Procesos naturales que les confieren todas las propiedades organolépticas que presentan junto con un sabor supremo. 5. Quinta gama: Por último y no menos importante, la quinta gama engloba a los alimentos denominados precocinados, es decir, han sido ya elaborados, cocinados y envasados, como en la gama anterior, en atmósferas controladas.   Foto de Alena Shekhovtcova   Hoy en día, con todo el movimiento “healthy”, puede sonar un poco mal la denominación comida precocinada, pero nada más lejos de la realidad, la quinta gama se conoce también por poseer productos de altísimas calidades. Dentro de este grupo nos encontramos como ejemplos aquellos platos que solo precisan de ser calentados o mínimamente cocinados, es el caso de las lasañas, pizzas, tortilla de patata, cremas… Por otro lado, hay otros como el gazpacho, que están listos para consumir.  Lo interesante de esta gama es que no sólo se queda con estos productos, sino que también cuenta con platos basados en la cocina tradicional, con técnicas sobresalientes que consiguen mantener todos los nutrientes de los alimentos. Como dato curioso te desvelamos que muchos de los restaurantes más destacados emplean mucho esta gama (también junto con la primera) para poder abastecer a su público. Para que puedan mantener todos sus nutrientes y con ello, sus beneficios, se emplea un tratamiento de conservación y pasteurización suaves. Luego se envasan sustituyendo el oxígeno por otros gases, creando la atmósfera modificada de la que hemos estado y que permite ese buen mantenimiento. Pudiendo evitar así el empleo de conservantes artificiales o aditivos que sí llevan, por ejemplo, los ejemplos nombrados al principio.   Características de la quinta gama de alimentos Ahora que conoces las diferencias entre los distintos alimentos de esta última gama y, además, sabes que no solo comprende los precocinados que todos conocemos, nos gustaría nombrar brevemente las características de la quinta gama que nos han parecido muy interesantes y por ello queremos compartir: Elevada calidad: se emplean materias primas de la mejor calidad y no se emplean ni conservantes ni aditivos. Poco tiempo: es lo que se necesita para cocinarlos y consumirlos, en unos minutos tienes tu plato. Seguridad alimentaria: al disminuir la manipulación de los alimentos, también bajan los riesgos de toxiinfección alimentaria. Mejor control sobre las caducidades: conservan los nutrientes y además, al estar envasados, se pueden conservar durante más tiempo que los alimentos frescos. Menor gasto: al venir preparados no desperdiciamos tanto como realizando las recetas nosotros mismos y, a su vez, se controla el precio exacto del plato. Esperamos que hayas aprendido algo nuevo como nosotros y recuerda, desde RRibéricos siempre abogamos por una alimentación saludable, sostenible y respetuosa, al igual que nosotros mismos lo hacemos con todos nuestros productos, además de con los procesos naturales a los que los sometemos. Conoce nuestros productos ibéricos
proteinas jamon iberico

Proteínas del jamón ibérico de bellota

por Eva Robledo en Jun 06, 2023
Hoy en día se habla mucho sobre las proteínas y su importancia en nuestra alimentación, es por ello que desde RRibéricos queremos sumarnos al carro y compartir nuestro granito de arena en esta cuestión. Así que, antes de entrar de lleno en las proteínas del jamón, vamos a ver concretamente los alimentos con más proteínas y la cantidad que necesitamos diariamente. Así podrás ver cuántas proteínas exactamente nos aporta el jamón ibérico sobre el total. Porque no solo es malo quedarse corto, sino que pasarse de proteínas diarias también es peligroso.   Sobre las proteínas en nuestro cuerpo Primeramente vamos a hablar sobre las proteínas, se trata de moléculas que tienen un peso fundamental en las funciones de nuestro cuerpo, se encargan de mucho trabajo de nuestras células además de ser necesarias en la estructura, función y regulación de los órganos y tejido del cuerpo. Ahora que sabemos la relevancia que tienen estas moléculas viene lo siguiente, cómo adquirimos proteínas y en qué cantidad, pues es bien sencillo, necesitamos consumirlas por medio de la dieta.  Los alimentos con mayor cantidad de proteína son los huevos, leche y derivados lácteos, carnes, cereales y legumbres. Como puedes ver existen proteínas tanto de origen vegetal como animal, por lo que nos encontramos ante una gran variedad de alimentos que elegir para conseguir la cantidad diaria de proteínas. ¿Qué cantidad diaria de proteínas debemos consumir? Pues según numerosos estudios científicos, como por ejemplo el publicado en este caso por la Clínica Universidad de Navarra, la cantidad diaria recomendada de proteínas para un adulto ronda entre los 40-60 gramos. ¡Ojo! No debemos obsesionarnos puesto que también el consumirlas en exceso puede acarrear serios problemas para nuestra salud. A continuación vamos a darte unas ideas muy sencillas para incorporar esta cantidad diaria de proteínas y además, de la mejor calidad posible, empezando por ello por un buen jamón ibérico 100% de bellota. ¿Cuántas proteínas tiene 100 gr de jamón ibérico? Además de estar riquísimo, el jamón ibérico es un alimento tradicional de nuestra cultura gastronómica, y para sorpresa de muchos, de otros tantos no, tiene unas propiedades y beneficios nutricionales excelentes, si quieres saberlas todas te dejamos un post en el que hemos hablado sobre esto: Proteínas y beneficios del jamón ibérico de bellota   Volviendo a lo que en este post nos interesa, entre todas estas propiedades y beneficios se encuentra su gran valor proteico, de elevada calidad, y si encima es 100% de bellota como es el nuestro, mayor calidad aún, debido a la alimentación que recibe el cerdito a lo largo de toda su vida. Para ser exactos, 100 gramos de jamón ibérico 100% de bellota contiene ni más ni menos que unos 30 gramos de proteína aproximadamente, una opción ideal para este aporte proteico del que hemos estado hablando, y por encima de todo, de una calidad excepcional. Por otro lado, si me voy a tomar un par de trozos ya que compartir es vivir, ¿cuántas proteínas tiene un trozo de jamón? Siempre será según lo que ocupe el trozo, pero siendo aproximados, por cada trozo que consumes de jamón ibérico estás consumiendo unos 2 gramos de proteína. ¿Cuál es el embutido con más proteínas? A pesar de que el jamón ibérico posee una cantidad muy abundante de proteínas en comparación con otras fuentes nutricionales, no se trata del embutido con más proteínas. El que se lleva la palma en este caso, es ni más ni menos que el lomo embuchado, este embutido puede llegar a contener aproximadamente 95 gramos de proteína por cada 100 gramos. ¡Parece la panacea, pero atento! Debes elegir un buen lomo puesto que suelen venir acompañados de grandes cantidades de sal, lo que no es tan sano, y es por esto que nosotros te recomendamos abogar como siempre, por productos de calidad como es por ejemplo nuestro Lomo ibérico 100% de bellota, la mejor caña de lomo del mercado, procedente de cerdos 100% ibéricos de raza lampiño, certificados por el registro genético, criados en libertad, alimentados con bellotas y pastos naturales, en la Sierra Norte de Sevilla, y curados en la Sierra de Aracena-Jabugo.   ¿Cómo llegar a los 60 gramos de proteína al día? Como hemos dicho al principio del post, al tener proteínas de origen vegetal y animal es muy sencillo, si comemos de una manera consciente, de llegar a estos tan aclamados 60 gramos de proteína diaria. A continuación vamos a darte una lista de alimentos muy ricos en proteína, tanto vegetales como animales, para que te sea súper fácil consumir la cantidad idónea de proteínas para un funcionamiento más que correcto de tu organismo. 7 alimentos ricos en proteínas saludables: 1. Jamón ibérico 100% de bellota: no podía ser de otra manera encabezar la lista con esta excelente opción, por lo que hemos comentado anteriormente, es una fuente ideal de proteína con calidades excelentes, aportándote unos 30 gramos de proteína por 100 gramos de jamón. 2. Pescados: son una fuente muy rica de proteínas saludables, además de ser muy nutritivos y bajos en calorías. Especialmente destacamos el salmón, con unos 19 gramos de proteína, el bacalao, con 31 gramos, o el atún, con 23 gramos de proteína por cada 100 gramos. Además de las proteínas que poseen, son una fuente muy rica en omega 3. 3. Soja: te sorprenderá pero contiene el doble de proteínas que la carne, ésta contiene alrededor de 37 gramos de proteína por cada 100 gramos y la puedes incluir de mil maneras a tu dieta, una opción genial.4. Huevos: fuente interminable de nutrientes y proteínas de gran calidad, que además se digieren con facilidad por nuestro organismo, eso sí, te recomendamos que los consumas lo más orgánicos posible.5. Guisantes: las legumbres son también una opción a considerar por su gran contenido en proteínas junto con ser súper saludables, en el caso de los guisantes, por cada 100 gramos, éstos contienen 23 gramos de proteína y no solo eso, sino que estaremos incluyendo en nuestra dieta una buena cantidad de fibra también. 6. Queso curado: cuanto más curado más proteínas, es verdad que se trata de un alimento más graso, pero incluso sus grasas son saludables por lo que consumiéndose sin excesos, es una buena opción. Por cada 100 gramos contiene 32 gramos de proteína.7. Almendras: los frutos secos son otra fuente muy rica en proteínas que nos aportan muchísima energía, junto con fibra, grasas saludables y vitamina E (antioxidante ante los radicales libres), en el caso de las almendras, por cada 100 gramos obtendremos unos 21 gramos de proteína. ¿Qué es lo que tiene más proteínas? La pregunta que muchos se hacen cuando se meten en “el mundo de las proteínas”, como has podido ver a lo largo de este post, existe una gran variedad de alimentos que contienen cantidades enormes de proteínas, y que por encima de todo, son saludables para nuestro organismo. Es por ello que lo importante no es la cantidad, sino la calidad, desde RRibéricos esperamos haber podido aportar ese granito de arena del que hablamos al principio, y como siempre, te animamos a comer de manera saludable, equilibrada y variada, combinando alimentos te encontrarás completo/a tanto a nivel proteico como en general, y nuevamente te recomendamos siempre abogar por productos de calidad, orgánicos y sostenibles. Conoce nuestros productos ibéricos
puntos blancos jamon

Puntos blancos en el jamón

por Eva Robledo en May 30, 2023
A muchos nos ha pasado, vas a disfrutar de tu jamón y… ¡ala! te encuentras con esos puntitos blancos que hasta entonces no habías visto, es entonces cuando se te vienen a la mente un montón de dudas, ¿estará malo?, ¿se puede comer?, ¿qué son esos puntos blancos? Desde RRibéricos vamos a solventarte todas estas dudas y a explicarte punto por punto de qué se trata. ¿Qué son los puntos blancos que tiene el jamón? Pues resulta que este fenómeno es más común de lo que pensabas, esos puntos blancos no es sal acumulada, tampoco hongos ni ningún parásito, se trata ni más ni menos de la cristalización de un aminoácido, en este caso la tirosina. Los aminoácidos son moléculas que forman la base de las proteínas, y más concreto en este caso, la tirosina es uno de los veinte aminoácidos que forman las proteínas. Este aminoácido en concreto ayuda a combatir la fatiga y a recuperar la energía que perdemos a lo largo de la actividad diaria.     ¿Por qué aparecen estos puntos blancos? Por lo tanto, no debemos alarmarnos, los puntitos blancos del jamón son algo totalmente normal, y no solo eso, resulta que su aparición es un símbolo de calidad, ¿por qué? La cristalización de la tirosina se produce debido a una curación lenta, sobre todo en productos muy ricos en proteína, con largas cadenas de aminoácidos. Esta cadena, a lo largo del tiempo de curación se va rompiendo y por ello, precipitándose sus aminoácidos. Cuando en la curación el jamón va perdiendo agua, la tirosina se reagrupa formando esos cristales que a nuestros ojos, son puntitos blancos. Ésta reacción se produce en jamones ibéricos, no sólo por su lenta curación sino por todo lo demás, la buena alimentación del cerdo a lo largo de toda su vida, su actividad, y por último sus fases de curación y secado. Un proceso llevado con mucha calma, mimo y corazón.     Ojo con una cosa, no debemos jamás confundirlo con los ácaros o el famoso piojillo del jamón, te explicamos también de que se trata.     ¿Cómo saber si mi jamón tiene ácaros? No es difícil diferenciarlos pero hay que tener clara la diferencia ya que cambia mucho el asunto. La principal diferencia parte de la observación, en el caso de la tirosina, son puntos blancos que no se mueven, cuando es el caso del ácaro, popularmente conocido como “piojillo del jamón”, estos puntos se mueven.     ¿Y qué hago si mi jamón tiene ácaros? Debes saber que llegados a este punto aún es posible salvar tu jamón, si los puntos se encuentran en la superficie es posible lavarlo con un cepillo o incluso hay quienes recomiendan hacerlo con aceite de girasol templado, pero si estos puntos se han colado por las grietas ya se nos complica el asunto, en este caso es probable que el jamón ya este perdido. ¿Por qué aparecen los ácaros en el jamón? El motivo por el cual aparecen los ácaros suele ser la combinación de humedad con calor, tanto en el momento de su curación cuando ésta no se realiza de la manera debida por no dedicarle el tiempo necesario, como cuando llega a su destino y no se deja al aire la pieza, por el mismo motivo, la suma de humedad y calor produce un ambiente más que estupendo para el crecimiento y reproducción de estos seres.  Si te interesa además cómo conservar tu jamón ibérico de forma correcta para evitar la aparición de ácaros y disfrutar de él de la mejor manera, te dejamos éste link con un post que tenemos dedicado a ello. Queremos puntualizar también que los ácaros, fuera de que puedan aparecer por una conservación en casa incorrecta, suelen aparecer por un mal manejo de la pieza en el momento de la curación, es decir, no pasará con un jamón ibérico, ya que el tiempo que se le dedica a éstas piezas es muy largo, por el tipo de carne, debido a la alimentación del cerdito y su modo de vida. Así mismo, un jamón que no sea ibérico no presentará los característicos cristales de tirosina. ¿Qué son los cristales de tirosina en el jamón? Como ahora ya sabes, se trata de aminoácidos que aparecen en la carne de los jamones ibéricos, pero vamos a profundizar un poquito. Dentro de los aminoácidos existen dos tipos, los esenciales y los no esenciales, en el caso de la tirosina hablamos de un aminoácido no esencial, quiere decir que se sintetiza a raíz de otro aminoácido, la fenilalanina.  ¿A dónde vamos con todo esto? La tirosina la sintetiza la propia pieza en este caso, cuando ésta es muy rica en proteína, de esta manera lo que le está aportando es una calidad más que exquisita ya que ésto no pasará en otras piezas que no contengan ni la calidad ni la cantidad de proteínas para que ésto suceda. Por ello que nuevamente es de vital importancia tener claro que productos ibéricos como los nuestros llevan un mimo y cariño enormes, desde la crianza del marranito, a su alimentación. Una vida al aire libre y luego un corazón gigante en los siguientes procesos como son el de curación, secado y bodega de los jamones. Entonces ahora ya vamos al grano y lo que todos deseamos cuando nos preparamos para degustar este manjar, y nos lo encontramos con la ya conocida tirosina: ¿Puedo comer jamón con puntos blancos? A que ahora ya sí sabes la respuesta, ¡claro que sí! Y es más, sabrás que lo que tienes ante tus ojos no es ni más ni menos que un jamón ibérico de una calidad elevadísima como es el nuestro, con una curación lenta, mimada y natural, con una alimentación previa de los animales equilibrada y completa, tanto en montanera como en toda su vida, gracias a su cría y vida en libertad.   Recuerda, a la hora del consumo, la diferencia la marcas tú, desde RR ibéricos te animamos siempre a optar por opciones orgánicas y respetuosas con el medio ambiente como lo hacemos nosotros mismos. Conoce nuestros productos ibéricos
Qué embutidos puede comer un diabético

Qué embutidos puede comer un diabético

por Eva Robledo en May 23, 2023
La diabetes es una enfermedad crónica que de primeras nos hace replantearnos la dieta por completo, causada por un desorden metabólico, los niveles de azúcar de las personas diabéticas se encuentran muy elevados y el cuerpo no es capaz de regularlos. Debido a éste desorden, muchos alimentos deben evitarse en la alimentación de una persona diabética, muchos otros deben consumirse en su “mejor versión”. Diabetes en la actualidad Ya anteriormente hemos escrito acerca de esta enfermedad que cada vez es más conocida, pásate por el link porque es muy interesante. Debido al alza de estilos de vida poco saludables, esta enfermedad se ha expandido a mayores de lo que puede ser la lotería genética. Foto de Nataliya Vaitkevich Este año 2023 ya han salido diferentes especialistas alertando acerca de este elevada incidencia, bien lo hemos podido ver en noticias, como es el caso de una publicación de El País este mismo Enero: “La incidencia de la diabetes tipo 2 en el mundo se dispara casi un 60% en tres décadas entre la población adolescente y joven”, como si ahondamos un poco más y nos ponemos a buscar en investigaciones llevadas a cabo por diferentes profesionales. Es innegable el crecimiento de ésta enfermedad, y es por ello que desde RRibéricos queremos esclarecer, en el caso de los embutidos, nuestro mundo, cómo poder hacer un consumo correcto para con la diabetes.   Tipos de diabetes     Haciendo un muy pequeño resumen, existen dos tipos de diabetes:  Diabetes tipo I: menos común, diagnosticable a cualquier edad pero sí mayoritariamente en niños y adolescentes. Ésta suele ser hereditaria. Diabetes tipo II: es la que se encuentra al alza, se solía diagnosticar en adultos pero cada vez más esto pasa en niños y adolescentes, está relacionada con los hábitos y la alimentación de cada uno. Las consecuencias de ésta enfermedad con el tiempo son muchas, bien descrito por la OMS (Organización Mundial de la Salud) a lo largo de los años la diabetes puede producir daños en el corazón, vasos sanguíneos, ojos, riñones y nervios.      Es por esto que, ya que nuestros hábitos nos pueden permitir reducir la carga de diabetes, haremos que éstos sean los mejores tanto para favorecer una prevención de la enfermedad, como para reducir al máximo la carga de la misma. Según el grado y tipo de diabetes que se tenga, una persona variará más o menos la restricción de ciertos grupos de alimentos pero una cosa está clara, la alimentación junto con la actividad física en una enfermedad crónica como la diabetes es básica, a continuación vamos a ahondar en el tema de los embutidos y cómo pueden hacer un consumo óptimo de ellos las personas diabéticas. ¿Por qué un diabético no puede comer embutidos? Ésta es una afirmación muy generalizada, si bien es cierto que muchos embutidos contienen unos valores elevados de azúcar y grasas, muchos otros no, de ahí que nos refiramos a comer ciertos alimentos en su mejor versión. Se deben evitar o consumir muy ocasionalmente embutidos con demasiada grasa, como ejemplo, los diabéticos deben alejarse de embutidos tales como: sobrasada, mortadela, chorizo, salchichón… Además de ésto, está en tu mano consumirlos de la mejor manera posible, es decir, apostando por productos ibéricos y alejándote de las macroproducciones, cambia mucho la calidad del embutido en cuestión cuando el animal ha sido alimentado de manera natural, en libertad y sin piensos. Si nos basamos en que lo principal que deben evitar los diabéticos son alimentos con alto contenido en azúcares, además de alejarse de las grasas saturadas, existe un abanico de embutidos que los diabéticos SI pueden comer. ¿Qué embutidos contienen azúcar? Muchos embutidos suelen llevar azúcares debido a su conservación, es por ello que debes fijarte en la información nutricional del producto que vayas a consumir. El azúcar en el caso de los embutidos suele aparecer bajo el nombre de dextrina o dextrosa. Deberás fijarte en dicha información y las cantidades de azúcar, además de la calidad del producto para asegurarte de si puede ser favorable o desfavorable en la dieta de un diabético. En el caso de los embutidos de alta calidad, los que se alejan de macroproducciones y se elaboran de una forma más tradicional, no suelen contener apenas azúcares, por lo que con cuidado y vigilancia en su contenido graso un diabético podría comer todo tipo de embutidos, siendo preferibles los que contengan grasas insaturadas, es decir, aquellas que estimulan el colesterol “bueno” (HDL).  Son propiedades del jamón ibérico, por ejemplo ¿Qué embutidos SÍ puede comer un diabético?  En base a todo lo anterior, la elección para los diabéticos en cuanto a los embutidos debe basarse en aquellos con menor porcentaje de grasa y además priorizar a los que contengan grasas insaturadas. Los más recomendados son por ello la pechuga de pavo y el jamón cocido, puesto que su contenido en grasa es inferior al de otros.     En esta selección cabe destacar un tercero que también es apto para un diabético, se trata del jamón, puntualizando que siempre será recomendable que sea ibérico, y si ya es 100% de bellota se lleva la palma, ¿por qué? Por lo que hemos hablado en muchas ocasiones, el jamón ibérico 100% de bellota es un alimento rico en grasas insaturadas, proteínas y rico en ácido oleico, que aporta una variedad de nutrientes de gran calidad a nuestro organismo.   E importante, ¿en qué medida?   Nos gusta puntualizar además que todo debe ser en su justa medida, todo en exceso es malo, por lo que lo ideal para la dieta de un diabético es que se trate de una alimentación equilibrada, pudiendo disfrutar con ello de embutido, preferiblemente unos antes que otros y sin abusar. Por otro lado, siempre es importante la aprobación por parte del médico responsable, ya que cada caso es un mundo. Como conclusión a este post, una vez más desde RRibéricos te recomendamos siempre apostar por productos de cercanía, elaborados de la manera más natural posible y también de una forma orgánica. No te olvides nunca, la fin y al cabo, somos lo que comemos 🙂     Conoce nuestros productos ibéricos
Productos típicos de Sevilla

Productos típicos de Sevilla

por Eva Robledo en May 16, 2023
No podía faltar un post hablando de nuestra querida Sevilla, provincia que destaca por un patrimonio histórico y artístico tremendos, pero además, su gastronomía es extensísima y digna de descubrir.   Foto de: Daniel Yampolschi   Es por ello que hemos decidido dedicar un post entero para descubrirte sus productos más típicos, probablemente conseguiremos abrirte un pelín el apetito y te decantes por preparar tu próxima escapada allí, para degustar de primera mano sus productos más populares y sus platos, sin dejar a un lado sus famosos dulces, por supuesto. Vamos a dividirlos de esta manera para que no se te escape ninguno: Productos típicos Platos típicos Postres típicos Productos típicos de Sevilla: Nuestra amada provincia posee productos que están reconocidos a nivel nacional, destacando por su calidad, pudiéndonos encontrar con varias Denominaciones de Origen junto con productos muy tradicionales, te los enseñamos.   1. Aceite de Oliva Sin duda uno de los productos estrella de Sevilla, éste oro líquido tiene Denominación de Origen en esta provincia, más concretamente en municipio sevillano de Estepa, muy conocido por sus dulces navideños, pero no podemos pasar por alto este manjar. La Denominación de Origen Protegida Estepa (DOP) tiene los criterios más estrictos del mundo a la hora de certificar un aceite de oliva virgen extra, amparando los aceites producidos en 13 localidades en la Comarca de Estepa (Sevilla) y Puente Genil (Córdoba), un territorio con una tradición milenaria en el cultivo del olivar, con un suelo y climatología que permiten la obtención de aceites con personalidad propia y reconocidos mundialmente. Recuerda que el jamón ibérico y el aceite de oliva forman la combinación perfecta.   Si te acercas hasta allí no dudes en probarlo o incluso llevarte unas botellitas para regalar a tus seres queridos, un detallazo que no olvidarán, y tu paladar tampoco.   2. Productos ibéricos: Los ibéricos en esta provincia destacan por su gran calidad y sabor, te podrás encontrar con una gran variedad: lomo y lomito ibérico, morcón, chorizo, salchichón y sin duda los reyes de la corona, el jamón y paleta ibéricos. La clave de que estos productos sean tan sumamente ricos está en su origen de calidad, la sierra sevillana provee a los marranitos de unos nutrientes excelentes, al estar criados en libertad, como es el caso de nuestros productos RR Ibéricos, desarrollan unas características que les otorgan esas particularidades a su carne. Destacamos como más típicos el jamón ibérico y la paleta ibérica 100% de bellota, unos productos que podrás encontrar en tabernas y bares ya que forman parte de muchos platos típicos de Sevilla, aunque tomarlos solos con unas buenas regañás también es muy pero que muy buena opción. No dudes en deleitarte, seguramente hasta querrás llevarte unos sobres porque siempre te quedan ganas de más. Te dejamos el link de nuestros productos ibéricos, para que vayas animando a tus papilas gustativas.   3. Vino: En este caso debemos destacar la Denominación de Origen de Lebrija, municipio sevillano situado en el Bajo Guadalquivir, que destaca por la calidad de sus vinos. Su producción se extiende tanto por Lebrija como por el municipio de El Cuervo y se trata de vinos tanto blancos como tintos, muy generosos y naturalmente dulces que no podrás perderte. Así que si te apetece hacer un poco de enoturismo que no se te pase por alto Lebrija.   4. Cazalla: Otro producto muy típico de Sevilla, se trata de un aguardiente fabricado en el municipio de Cazalla de la Sierra, de ahí su nombre. Es una bebida que se consigue por medio de la destilación del anís seco, muy característico en este municipio. Junto con esto, Cazalla de la Sierra es muy conocido por su gastronomía, destacando los platos a base de cerdo ibérico, aceites de oliva virgen y sus dulces. Un lugar que no debes dejar de conocer por su riqueza gastronómica. Platos típicos de Sevilla: Ahora es cuando pasamos al plato fuerte, viva la redundancia. Si aún no hemos conseguido que hayas empezado a salivar, a eso vamos ahora con los platos más emblemáticos de la provincia sevillana.   1. Gazpacho: Seguro que lo conoces, se trata de un plato muy típico sevillano que se consume mayoritariamente en los meses de verano por lo fresquito que es. Foto de Alina Skazka     Consiste en una sopa fría que se elabora con diversas hortalizas, generalmente la base suele ser el tomate, junto con otras como pimientos, pepino, ajo y pan, añadiéndole agua y aliñado con aceite de oliva y sal. Existen muchas variantes pero te recomendamos que lo pruebes ya que no te defraudará.   2. Soldaditos de Pavía: Un clásico también en la cocina sevillana. Es un plato que se compone de tiras de bacalao que se remojan previamente, hay incluso quienes las marinan con zumo de limón, aceite y aguardiente, para después rebozarlas con harina y freirlas. Lo podrás encontrar como aperitivo o acompañados con pimientos, sea como fuere, una auténtica delicia.   3. Huevos a la flamenca: Ni más ni menos que uno de los platos más típicos de Sevilla, una receta muy sencilla pero deliciosa. Admite muchas variantes, pero la base consta de huevos con verduras. Se realiza toda la receta en una cazuela de barro, sobre la que se estrellan los huevos acompañados de las verduras y se pone a hornear, cuando los huevos hayan cuajado, se le añaden unas rodajas de chorizo o jamón y se sirve en la misma cazuela bien calentito. Una receta muy tradicional y realmente completa, ¡no dudes en probarlos!   4. Pescaditos fritos: Los encontrarás en la mayoría de restaurantes y bares, se suelen servir en un cucurucho de papel, y para qué negarlo, están buenísimos. Para su elaboración se eligen pescados de un tamaño pequeño y preferiblemente con muy poca espina, es el caso del boquerón, el salmonete, la caballa o el chanquete, muchas veces a la receta se le añaden moluscos como el choco o el calamar cortados en trozos pequeños. Es una receta muy fácil que consiste en la fritura de los diferentes pescados y moluscos, se harinan y a continuación se fríen en abundante aceite de oliva, se añade únicamente una pizca de sal y están listos para zampar, no te los puedes perder.   5. Pringá: Otro de los tapeos más típicos sevillanos que no probarás en otro lado. Tiene su origen en el puchero andaluz, se aprovechan los restos de embutido y carne de este cocido, ¿cómo? Pues es muy sencillo, desmenuzan y mezclan estos restos y luego los untan en pan,  así se come, en forma de montadito caliente, crujiente y súper sabroso.   6. Espinacas con garbanzos: Y es que no todo puede ser carne, éste es un plato de procedencia árabe que se ha convertido en un típico en Sevilla, sobre todo en la Semana Santa. Se cuecen por separado tanto los garbanzos como las espinacas para luego mezclarlos junto con especias en una sartén, se fríen a fuego lento y se sirven, muchas veces se acompañan de huevo y pan frito, mejorando aún más su sabor.   Dulces típico de Sevilla: Por último pero no por ello menos importante, ahora sí que sí vamos a ponernos serios, en la provincia sevillana destacan muchos dulces tradicionales a los que es imposible negarse y que debes probar. Te los presentamos:   1. Tortas de aceite: Un dulce muy típico sevillano que hay que probar por lo menos una vez en la vida, de la mano de Inés Rosales y Concepción Cansino. Este típico dulce se caracteriza una textura mega crujiente y un recubierto de azúcar, así de sencillo pero así de rico, semejante es su reconocimiento que se encuentran denominadas como Especialidad Tradicional Garantizada por la Unión Europea, siendo las más famosas las tortas de Inés Rosales.   2. Piñonate: Elaborado a base de harina, miel, almendras, piñones y especias, es uno de los dulces más típicos de las reposterías sevillanas. Se caracteriza por su inconfundible forma de rosca recubierta de miel.     3. Torta inglesa: Reconocido en los últimos años como uno de los dulces más tradicionales de Sevilla, esta torta procedente del municipio de Carmona está compuesta por una base de bizcocho, recubierta de hojaldre, sobre la que se espolvorea canela y azúcar glas. Con la canela se dibujan triángulos sobre la torta, algo muy característico de este delicioso pastel.  Existen muchas historias acerca de su denominación “inglesa”, qué mejor que acercarte a Carmona para probarla y saber más sobre el asunto. 4. Mostachones: Originarios de la localidad de Utrera, a día de hoy los encontrarás por toda la provincia de Sevilla. Uno de los pasteles más típicos de esta provincia, se encuentra incluído dentro del Patrimonio Inmaterial de Andalucía. Dulce que nace en los conventos de clausura de la localidad.   Se trata de una masa esponjosa bien planita, espolvoreada con azúcar, una receta tan sencilla hecha a base de harina, azúcar, huevos, miel y canela que te nubla los sentidos, te encantará como nos encanta a nosotros. Desde RRibéricos, una vez más esperamos haberte ayudado y animado a la vez con este post, para que apuestes por lo tradicional, por productos de cercanía, con exquisita calidad y elaborados con cariño y sosiego, tal y como obramos nosotros mismos. Conoce nuestros productos ibéricos y llévate lo más típico de Sevilla directamente a tu casa comprando online.
Cómo saber si un jamón es de bellota

Cómo saber si un jamón es de bellota

por Eva Robledo en May 09, 2023
Aunque puedas pensar todo lo contrario, aprender a diferenciar un jamón 100% de bellota es muy sencillo, solo necesitas saber una serie de tips o consejos, y desde RRibéricos te los vamos a enseñar paso a paso. Antes de nada tienes que saber que a diferencia de otros jamones, como pueden ser el de cebo o cebo de campo, el jamón de bellota se consigue gracias a cerdos ibéricos criados al aire libre, de una forma híper orgánica y tradicional, alimentados en la época de la montanera a base de bellotas y flora y fauna que obtienen de la dehesa en la que se encuentran.    ¿Por qué te contamos todo esto? Debido a ésta diferencia cambian muchas cosas en la morfología y fisiología del jamón, incluidos ademas sus tiempos, tanto de curación como de secado posterior, siendo los del jamón de bellota más largos debido a las características de su carne y grasa. Si ésto te interesa, te invitamos también a que leas más acerca de ello en otros de nuestros post sobre la"curación del jamón ibérico."   Éstos cambios nos ayudarán a diferenciar un jamón de bellota de cualquier otro, así que vamos al meollo del asunto, podrás diferenciar un jamón de bellota de varias maneras, una de ellas es, gracias a la nueva normativa del jamón ibérico, a su etiquetado. Etiquetado por colores del jamón ibérico:  Te explicamos las diferentes etiquetas existentes del jamón ibérico: Jamón ibérico de etiqueta negra: se caracteriza principalmente por su pureza racial y alimentación, se trata de cerdos 100% ibéricos, alimentados a base de bellota, hierbas y recursos de la dehesa, y como último pero además muy importante, criados en libertad.   Jamón ibérico de etiqueta roja: en este caso, los marranitos tienen mínimo un 50% de pureza racial. Su alimentación se basa en montanera de bellota, hierba y recursos de la dehesa, quedando totalmente prohibida la alimentación con piensos suplementarios, si se añadiese pienso, el jamón pasaría a calificarse como jamón de cebo de campo. Junto a todo ello, el jamón con etiqueta roja proviene también de cerdos criados exclusivamente en libertad.   Jamón ibérico de etiqueta verde: aquí ya si hablamos de jamones de cebo de campo 100%, 75% o 50% ibéricos. Criado de manera mixta tanto en la dehesa como en estabulado. Ellos se alimentan de los recursos naturales que encuentran por el campo y se complementa con piensos naturales. Existe además una cuarta etiqueta dentro de la normativa del jamón ibérico, se trata de la etiqueta de jamón ibérico blanca, la cual se otorga a aquellos jamones obtenidos a partir de cerdos ibéricos, pero la diferencia radica en su alimentación, éstos son alimentados exclusivamente por piensos y son criados en estabulados, es por ello que nosotros, RRibéricos, no trabajamos éste tipo de etiqueta.   Si nos guiamos por el etiquetado, debemos hacer especial hincapié en el tipo de alimentación que recibe el animal, ya que será lo que realmente determine la calidad del producto y marque la verdadera diferencia. Más allá del etiquetado, existen algunas particularidades que diferencian a la perfección al jamón ibérico, y como te hemos dicho, de la mano de RRibéricos no se te va a escapar ni uno.     Pasos para cómo saber si un jamón ibérico es de bellota Morfológicamente podemos darnos cuenta de que lo que tenemos delante es una verdadera pata de jamón ibérico, tendrás que fijarte especialmente en 3 zonas: Su característica forma alargada: es una peculiaridad de las patas de los ibéricos, tienen una estructura más alargada que las de los jamones blancos, así que cuando tengas delante una pata de jamón y veas que es más gordita en la caña y más ancha, sabrás que se trata de una pata no ibérica, en cambio, si ves una caña más fina y alargada, sin duda tendrás una ibérica delante. Su caña: se trata de la zona más cercana a la pezuña, la más estrecha. Es una zona que nos llega de sobra para distinguir un ibérico de un no ibérico, en el caso de los ibéricos, la caña es muy delgada y estilizada. Su corte en V: en el caso de los ibéricos, al final de la caña tienen un corte en V, cosa que también puede ayudarnos bastante a la hora de diferenciarlos. La pezuña: por otro lado, también podemos fijarnos en la pezuña, aunque no debemos fiarnos del todo. Es usual que los ibéricos tengan la pezuña negra u oscura, pero como dato curioso debes saber que no siempre es así, existen ibéricos con la pezuña blanca y también no ibéricos que las tienen negras, como sería por ejemplo un Duroc. Características de un buen jamón Para terminar, existe además del etiquetado y el fijarnos en la fisionomía del ibérico, nuestro tacto, gusto y olfato, que para el caso de este delicioso manjar son bien importantes, podremos fiarnos de ellos: Tacto: si hablamos de un ibérico y tocamos la zona que no es grasa, ésta se encuentra totalmente seca y no tierna, indicándonos que lleva una buena curación. Por otro lado, una vez cortado, si tocamos la grasa de una loncha de ibérico, ésta debería casi deshacerse entre nuestros dedos. Sabor y olfato: de una cosa no cabe duda, y es que una vez tenemos una tabla de jamón ibérico delante, nuestros sentidos hablan por sí solos, el aroma que desprende, el olor y cómo no su sabor al contacto con el paladar, casi deshaciéndose en la boca. ¿Qué diferencia hay entre jamón de cebo y de bellota? Para terminar, queremos que te quede claro, la diferencia principal entre un jamón ibérico y uno de cebo es su alimentación y modo de vida, en el caso de los ibéricos, se alimentan de bellotas en montanera y recursos que le aporta la dehesa en la que se cría en total libertad y al aire libre, por otro lado, el jamón de cebo se alimenta de piensos, normalmente en granjas.  ¿Y, conoces cómo diferenciarlo del serrano? Te dejo aquí otro artículo clave: Jamón serrano vs jamón ibérico. Nuestro jamón ibérico de bellota Nuestro jamón RR Ibéricos es fruto de una producción sostenible en la Sierra del Norte de Sevilla, donde nuestros cerdos ibéricos son criados al aire libre y en total libertad. Su alimentación se basa en bellota, y recursos naturales de la dehesa. Esto les proporciona una alimentación saludable y natural, lo que se traduce en un jamón delicioso y jugoso.   Además, nuestro proceso de curación es extremadamente cuidadoso y meticuloso, con un mínimo de 40 meses de curación, lo que garantiza la máxima calidad y sabor. El resultado es un jamón ibérico de bellota incomparable a cualquier otro del mercado. La carne es curada de manera artesanal, lo que permite que los sabores y aromas naturales se desarrollen plenamente. Es un jamón que se deshace en la boca y que tiene un sabor intenso y sabroso que simplemente no se encuentra en ningún otro jamón.  Una vez más, queremos darle la importancia que tiene a todo este proceso, desde la cría de nuestros cerditos hasta todo el proceso posterior, de esta manera no sólo estamos abogando por una nutrición de excelente calidad para ti y los tuyos, cargada de beneficios, sino que además estamos siendo respetuosos con nuestro planeta y con el propio animal.   Nuestros productos ibéricos
Tortilla de patatas con morcon iberico

Tortilla de patatas con morcón o chorizo ibérico

por Eva Robledo en May 02, 2023
Hoy os traemos una receta diferente a la clásica tortilla de patatas española. ¿Por qué diferente? Porque contamos con un invitado especial y un gran desconocido en muchas cocinas, el morcón ibérico de bellota. Aunque esta receta también puedes hacerla con chorizo ibérico, te recomiendo que pruebes con morcón, ¡te sorprenderá! El morcón ibérico es un embutido elaborado con carne de cerdo ibérico, una raza autóctona de la península ibérica que se caracteriza por su alimentación a base de bellotas y hierbas naturales. Esto le da al morcón ibérico un sabor intenso y característico que puede realzar el sabor de una tortilla de patata. Nosotros lo elaboramos con nuestro propio morcón, de producción sostenible y alimentados con bellotas, elevando la calidad y proporcionando un toque mágico a nuestra tortilla. Preparación: -Freír: 20 minutos -Tiempo total: 40 minutos -Raciones: 4 -Tortilla de patatas Ingredientes 6 Huevos Morcón ibérico o chorizo ibérico de bellota Aceite de oliva 1 Cebolla 4 dientes de ajo Sal Pimienta Preparación de la tortilla Paso 1:Mientras calentamos el aceite en una sartén grande, pelamos y cortamos las patatas al gusto, nosotros las preferimos en pequeñas láminas. Cortamos nuestro morcón ibérico tal como haríamos con un chorizo, pelamos los ajos y los picamos, lo mismo con la cebolla.   Paso 2: Añadimos las patatas con sal al gusto a la sartén y las freímos durante 20 minutos a fuego medio. Si prefieres las patatas deshechas te aconsejo bajar el fuego y taparlas. En otra sartén con abundante aceite y a fuego medio, agregamos la cebolla y el ajo ya picados. Paso 3: Cuando las patatas estén listas, ya podemos integrar la cebolla y el ajo en la sartén grande junto a las patatas, dejaremos que se integren los sabores. Mientras tanto, le daremos un toque de calor al morcón en una sartén a parte. En un bol grande, cascamos y batimos los huevos.   Paso 4:  Añadimos todos los ingredientes al bol con los huevos batidos. Agregamos otro puñado de sal y un toque de pimienta negra molida. En una sartén limpia, ponemos un poquito de aceite de oliva para que no se nos pegue la tortilla y la ponemos a fuego medio-fuerte. En este paso es muy importante impregnar los lados con el aceite para evitar que se pegue. Una vez hecho, agregamos toda la mezcla. Paso 5: Como último paso, solo queda darle la vuelta a la tortilla. Nosotros dejamos sellar la capa externa de la tortilla 2 minutos antes de darle la vuelta, buscamos así que nos quede jugosita por dentro. Ponemos un plato encima de la sartén y, con un movimiento firme y rápido, haciendo presión desde el plato hacia la sartén, le damos la vuelta. Sellamos por el otro lado ¡y listo!   Acuérdate que el truco de toda receta está en la calidad de los ingredientes. Nosotros hemos optado por huevos ecológicos, apostando por una dieta ecológica. En cuanto al morcón ibérico o el chorizo ibérico (si has optado por éste), ambos pertenecen a nuestra producción sostenible, de cerdos criados al aire libre en libertad, alimentados con bellota y respetando los tiempos necesarios de curación. Puedes conocer aquí nuestros productos ibéricos.   Conoce nuestros productos ibéricos    Espero que la disfrutes.😊 Si tienes alguna duda la resolveremos en comentarios👇  
Aperitivos con vino tinto: 7 ideas gourmet FÁCILES

Aperitivos con vino tinto: 7 ideas gourmet FÁCILES

por Eva Robledo en Apr 25, 2023
Una muy buena tradición que tenemos en la cultura española es la del aperitivo, un momento del día en el que disfrutamos de la compañía de nuestros seres queridos y además, vamos abriendo el apetito de la mano de pequeñas cantidades de comida acompañado de una bebida.   ¿Cómo acompañar un vino tinto? El vino tinto es una decisión perfecta para la hora del aperitivo y hay muchas opciones de maridaje para estar a la altura, en el post de hoy, de la mano de RRibéricos, vamos a darte nuestra selección de aperitivos gourmet que pegarán a la perfección con el vino tinto.     7 Aperitivos con vino tinto    1- Queso curado Podríamos decir que se trata del “match” del vino tinto, su intensidad y sabor son la pareja perfecta, combinando a la perfección. Se trata de un aperitivo muy sencillo, la clave es apostar por la calidad y crear una buena presentación. Te recomendamos que elijas dos o tres tipos y que los cortes en trozos pequeños, de esta manera se disfrutará y apreciará el sabor de ambos productos. A mayores de esto sirve tu variado de quesos curados con un poco de pan y tendrás más que ganada la mesa. 2- Aceitunas negras Otro gran fuerte al lado del vino tinto, las olivas, y si son negras mejor, ya que se caracterizan por un sabor más intenso y amargo que acompaña muy bien a este tipo de vino. Es otra opción súper fácil y que el paladar de tus invitados adorarán, eso sí, en pequeñas cantidades. También fíjate en la calidad, muchas de las olivas negras que venden en supermercados en lata son teñidas. Asegúrate de que sean naturales y de calidad.      3- Chocolate negro A muchos os resultará algo chocante, pero sí, el chocolate es un alimento que casa enormemente con el vino tinto. Ya sabes que para gustos hay colores, así que si te decantas por esta opción, la idea es que preferiblemente sea negro, te recomendamos que tenga unos porcentajes de cacao elevados y sin rellenos, de esta manera no se verán descompensados los sabores. Un buen crianza, por ejemplo, sería estupendo para potenciar el sabor de ambos productos. 4- Tartar  A la vista está que éste plato es tendencia, encontrándose en innumerables cartas, sea la comunidad que sea en la que te encuentres. Si eres uno de sus múltiples fans, estás de suerte, ya que es un perfecto aliado para el vino tinto. Otra muy buena noticia aunque no lo creas, es que resulta ser una receta súper sencilla para preparar en casa con un poco de aguacate. En el caso de que te decantes por esta opción, acompáñalo de un vino joven, con algo de cuerpo pero suave, ¡devastador!. Nosotros aconsejamos el tartar de atún para los fans del pescado y el tartar de jamón ibérico para los innovadores, con toques de mostaza antigua y de dijón y, como no, con un jamón ibérico de bellota de calidad.   5-  Pan de verdad Estarás de acuerdo con nosotros en una cosa, y es que el pan es perfecto tanto solo como acompañado. Tiene una peculiaridad con el vino, y es que, absorbe el alcohol del paladar cuando estamos degustándolo, es por ello que no debe faltar y lo acompaña perfectamente. Cuando hacemos hincapié en que sea “de verdad” es debido a que, tanto si elegimos pan clásico de toda la vida, como si nos decantamos por un estilo picatoste, han de ser sencillos, sin condimentar y respetando su sabor natural, así no arruinará el vino alterando su sabor.  Una muy buena opción es que lo acompañes  con un chorrito de aceite de oliva virgen extra preparado para tomar en crudo, incluso puedes añadirle un poco de tomate natural con un toque de hierbas aromáticas o un poquito de queso parmesano, tus amigos podrán alucinar. 6- Carpaccios Otra alternativa súper gourmet y de alta calidad si te decantas por un buen producto. Esta opción es siempre un acierto ya que además puedes combinar varias opciones según los gustos de tus invitados, variando entre carpaccios de carnes rojas, que además pegan a  las mil maravillas con el vino tinto, con carpaccios de pescados al gusto, incluso puedes decantarte por algún carpaccio vegetal. Te recomendamos decantarte por un vino tinto joven si vas a servir un carpaccio de pescado. Por otro lado, si te atreves con los carpaccios vegetales, también recomendarte que apuestes por berenjenas, pimiento rojo o calabacín, acierto seguro con éste vino. 7- Ibéricos Como último pero no menos importante, una opción con la que acertarás siempre son los productos ibéricos. Eso sí, cuanta mayor sea la curación y calidad del ibérico, mayor puede ser el vino de crianza que elijamos. Si estás interesado en saber más, te puedes pasar por un post anterior en el que presentamos los mejores vinos para tu jamón ibérico 100% de bellota. Nuestros ibéricos son de una calidad excepcional, de producción sostenible y con un largo proceso de curación. Dentro de los ibéricos, como aperitivo servirá cualquiera de ellos: salchichón ibérico, lomo, jamón ibérico, paleta... En fin, lo más importante es la calidad y no el tipo, y más todavía si lo vas a acompañar de un buen vino.       Por lo que, una vez hayas elegido el vino, sólo queda hacer una selección de tus ibéricos favoritos y acompañarlos de un poquito de pan o pan tostado, ¡y a disfrutar! Desde RRibéricos te animamos a elegir siempre productos ibéricos de alta calidad, producto de animales criados en libertad, alimentados a base de bellotas en su momento de montanera. Es la manera de ser respetuosos con nosotros mismos, ya que estaremos alimentándonos con calidad, además de con el medio ambiente, siendo lo más respetuosos posibles con él al apostar por este tipo de productos.  Conoce nuestros productos ibéricos
Dieta ecológica y sostenible

Dieta ecológica y sostenible

por Eva Robledo en Apr 18, 2023
En este nuevo post vamos a hablar de la dieta ecológica, seguramente muchos de vosotros habéis oído hablar de ella y por eso vamos a introducirnos de lleno en este concepto no tan novedoso, en realidad. Te la vamos a explicar ampliamente para que la controles al dedillo y te animes a practicarla, ya que, no sólo mejorará enormemente tu salud, sino que estarás favoreciendo a muchos otros aspectos de tu alrededor que a lo mejor desconocías. ¿Qué es la dieta ecológica? Se conoce también bajo varios nombres, como por ejemplo dieta bio o la reciente conocida como “dieta del planeta”, fuera de cómo se la designe, la intención de esta dieta es conseguir una alimentación libre de químicos y tóxicos, de proximidad y respetuosa con el medioambiente. El cometido de la dieta ecológica es consumir alimentos frescos y orgánicos, sobre los que no se hayan empleado ningún fertilizante, pesticida o antibióticos que no sean naturales y, asimismo, la dieta ecológica es sostenible y respetuosa con el medio ambiente, se define como una dieta variada, equilibrada y sana. No todas las gamas de los alimentos recogen estas características.   Ejemplo de dieta ecológica Como ejemplo de ello, recientemente un informe de la ONU apoyado por expertos internacionales en el cambio climático ( el IPCC), apuestan por una alimentación con más composición de vegetales,  disminuyendo así el consumo de carne por su gran impacto en el medio ambiente. Además, abogan por desperdiciar menos comida y consumir productos de proximidad y ecológicos. Cómo hacer una dieta ecológica y sostenible: A continuación te vamos a dar unos consejos muy prácticos para que te resulte sencillo elaborar una dieta ecológica y además sostenible: Aumenta tu ingesta en frutas y verduras: se encuentran entre los alimentos más sostenibles y encima son buenísimas para la salud, así lo recomienda el informe de Consumo de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), debiendo ser 3 porciones diarias de cada uno de éstos grupos. Favorece el consumo de productos locales, y a poder ser de temporada: además de ser una opción sostenible, lo ideal es que sean también de la temporada del lugar donde vivimos. Intenta consumir más proteínas de origen vegetal, reduciendo el consumo de proteína animal: no quiere decir que se tenga que eliminar el consumo de carne, pero si es recomendable reducirlo a una o dos veces por semana, complementando el resto con proteínas de origen vegetal que además son muy beneficiosas, por su alto contenido en fibra y bajo en grasas. Siempre que puedas, elige granos integrales: los cereales que no están refinados requieren menos recursos, con lo cual menos impacto medio ambiental, pero además de esto, son muy buenos para la salud, reduciendo el riesgo de enfermedades como la diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares y el sobrepeso. Consume lácteos con moderación: la producción de los mismos supone un impacto ambiental importante pero a su vez son muy beneficiosos por sus múltiples beneficios, es por ello que debemos consumirlos con moderación, favoreciendo nuevamente un consumo de proximidad y sostenible, alejándonos de las macroproducciones y apoyando a nuestro mercado de proximidad. Evita los productos plastificados o con envases innecesarios: con énfasis en aquellos que además no son reciclables, por su efecto negativo en el medio ambiente. Podemos reducir el consumo de productos envasados, compra a granel, empleando bolsas de telas o por lo menos apostando por envases biodegradables o hechos a partir de materiales reciclados. No comas más de lo que necesitas, especialmente si se trata de dulces: consumiendo lo que necesitamos conseguimos reducir las demandas de los suministros, consiguiendo así minimizar las macro producciones. Ten en cuenta que además nos ayudará a mantenernos sanos y lejos del sobrepeso. Siguiendo estos pasos no solo estarás ayudándote a ti mismo, sino que además estarás ayudando a proteger nuestro planeta. Desde RR ibéricos, apostamos siempre por productos ibéricos respetuosos con el medioambiente y de calidad. Defendemos un consumo cárnico sostenible, criando cerdos en libertad con una alimentación natural. Al final, son este tipo de productos cárnicos los que debemos consumir de vez en cuando. Lo agradeceremos tanto en el sabor (calidad excepcional), como en nuestro cuerpo y en el planeta.  5 ejemplos de dietas sostenibles Dentro de esta dieta ecológica hay una amplia gama de variedades, ya que, más allá de consumir alimentos “eco”, estas variedades se adentran en diversas cuestiones ambientales: 1. Dieta flexitariana: se trata de una dieta con pocas restricciones, pero prioriza un consumo de verduras, legumbres, frutas, semillas, frutos secos y grano integral, minimizando el consumo de carne o pescado, pero sin eliminarlos por completo. También tratan de elegir aquellos alimentos que produzcan menor impacto medioambiental,  como productos de temporada, con certificado eco o de km0. 2. Dieta localtariana: como bien indica su nombre, el consumo que se produce en esta dieta es exclusivamente local o de proximidad, reduciendo el impacto ambiental que supone el transporte de dichos alimentos, por no hablar de favorecer a la economía local y de zonas rurales cercanas, contribuyendo también a la biodiversidad de la zona. A su vez, la dieta localtariana apoya al movimiento “slow food” (comida lenta), luchando contra el conocido “fast food”, favoreciendo de esta manera una alimentación que se basa en productos frescos, saludables y de calidad. 3. Dieta bajocarboniana: con ella lo que se pretende es minimizar nuestra huella de carbono, es decir, nuestras emisiones de dióxido de carbono (CO2) para reducir nuestro impacto hacia el planeta. Es por ello que los que la practican se decantan por alimentos con emisiones de carbono lo mínimas posibles. 4. Dieta plasticariana: en este caso, la intención es reducir en la medida de lo posible los plásticos de los productos. Evitan todos aquellos alimentos envueltos en plásticos defendiendo el medio ambiente, utilizando bolsas de tela y recipientes reutilizables. Foto de Nadi Lindsay 5. Dieta reducetariana: los reducetarianos se decantan por la reducción de lácteos, carnes y huevos con el fin, nuevamente, de reducir el impacto medioambiental que conlleva consumirlos. Así como los flexitarianos priorizan el consumo de vegetales y ocasionalmente consumen carne, los reducetarianos van reduciendo éstos alimentos gradualmente de sus dietas. Beneficios de una dieta sostenible Podemos asegurar que la dieta ecológica es enormemente beneficiosa para la salud. Ya solamente el hecho de que los alimentos que consumimos no contengan productos químicos, mismo que las carnes no lleven hormonas, supone un gran avance para nuestra salud, como hacemos nosotros, por ejemplo.   Por ello, no se debe confundir nunca con una dieta para adelgazar, ya que lejos de eso, lo que se pretende con esta dieta es adquirir un hábito alimenticio bueno y saludable. Además, como hemos estado reiterando a lo largo del post, no sólo es buena para nosotros, sino que también lo es con respecto al medio ambiente y esto es algo en lo que debemos tomar partida y consciencia. La dieta ecológica cuida al planeta y nos cuida a nosotros. ¿Sus beneficios? Son todo beneficios, los destacamos así: Consumo de alimentos naturales: buenos para ti, siendo más saludables  y respetuosos con el planeta, como hemos explicado con anterioridad. Nos aseguramos una máxima calidad de los productos que consumimos. Otro factor que notarás será el sabor, siendo en los naturales más notable, como nuestro jamón ibérico, por ejemplo. Garantizan el respeto a los animales además de respetar y cuidar al medio ambiente. El impacto de una dieta ecológica en el planeta Como conclusión, obtendremos un impacto más que positivo hacia nuestro planeta y nosotros mismos: Producción ecológica: gracias a este tipo de consumo se aumenta enormemente la producción de productos ecológicos, más sostenibles con el medio ambiente, respetuosos con el animal y sin productos nocivos hacia nuestra salud. Retornamos a la tradición, al pastoreo: con esta dieta favorecemos al empleo de una ganadería extensiva, basada en el pastoreo tradicional, como la que defendemos nosotros. El consumo de alimentos locales y de temporada: realizando este tipo de consumo estamos teniendo un impacto medio ambiental enormísimo por lo sostenible que supone, evitando el transporte de los alimentos. Además, al evitar este transporte, los alimentos resultan más sabrosos y nutritivos, por ejemplo, en el caso de las frutas y verduras, al poder estar más tiempo madurando en el árbol o suelo pueden adquirir en mayor medida estas virtudes. Favorece una cocina de aprovechamiento: ¿sabías que el desperdicio de comida contamina enormemente? pues sí, y con la dieta ecológica se pretende aprovechar los alimentos de los que disponemos, pretendiendo eliminar las macro producciones y a su vez de ésta manera no tirar toda la comida que incluso en ocasiones se produce para no consumirse nunca. A fin de cuentas, la dieta ecológica pone el broche a la economía circular: tratándose de una alimentación totalmente consciente que produce que nuestro cuerpo y el planeta vivan mejor. Apuesta por un consumo y productos sostenibles como los nuestros. Somos una empresa familiar que, como ves, se preocupa por estas cuestiones. Conoce nuestros productos ibéricos

Entrega gratis

Por compras superiores a 120€

Contáctanos

Resolvemos tus dudas

Pago seguro

Plataforma de pagos de Shopify